UNIVERSIDAD CATÓLICA SAN ANTONIO DE MURCIA

Junto a las universidades de Reikiavik (Islandia) y de Alicante

Los resultados obtenidos del estudio permitirán predecir el comportamiento de los compuestos y desarrollar después las medicinas en los laboratorios

Cuatro investigadores del grupo Bioinformatics and High Performance Computing de la Universidad Católica San Antonio de Murcia están trabajando, junto a las universidades de Reikiavik (Islandia) y de Alicante, en un proyecto que pretende descubrir nuevos candidatos a mediante técnicas de .

De tal modo, y a través de los anticoagulantes en sangre, el estudio pretende encontrar patrones entre las moléculas de las que se conoce que dan buenos resultados, y aplicarlos para identificar nuevos anticoagulantes.

“Se le da al ordenador una lista de anticoagulantes conocidos, y él aprende las características de cada uno, recoge patrones e identifica cuáles son buenos y cuáles son malos”, explica Horacio Pérez, investigador principal del proyecto. “Luego se testean nuevos compuestos, los cuales no se han estudiado previamente, para comprobar si presentan los patrones anteriormente caracterizados y descubrir cuáles tienen funciones anticoagulantes”, afirma.

Se trata de una metodología que podrá ser aplicable para obtener nuevos candidatos a fármacos, no solo anticoagulantes, que posteriormente serán desarrollados en los pertinentes laboratorios.

En este sentido, Horacio Pérez afirma que “existen diversas metodologías en la actualidad para descubrir fármacos, pero a pesar de ello la mayoría no ha madurado del todo. Por otra parte, hoy en día, pocos grupos de investigación están aplicando a inteligencia artificial en estos contextos”. Además, destaca que “la perspectiva de este estudio es que los resultados sirvan para el desarrollo de fármacos para cualquier enfermedad”. Junto a él están trabajando los docentes José María Cecilia, Andrés Bueno y Antonio Llanes.

Informática para el desarrollo nuevos fármacos

Esta no es la única iniciativa en la que docentes e investigadores del Grupo de Investigación Bioinformatics and High Performance Computing del Grado en Ingeniería Informática de la UCAM, trabajan a favor del descubrimiento de nuevos componentes que permitan el desarrollo de fármacos. Hace unos meses, el profesor José María Cecilia participó en un estudio para el desarrollo de aplicaciones inteligentes que toman su fuente de inspiración en el comportamiento de sistemas biológicos, en concreto, el comportamiento de las hormigas, en la universidad de Illinois (Estados Unidos).

Además, un proyecto presentado por él y por Horacio Pérez para el Intel Parallel Computing Centers, certamen internacional para el fomento del trabajo de investigación, hizo que la prestigiosa compañía Intel entregase a la UCAM un modelo de su equipo más avanzado para el desarrollo de aplicaciones científicas.