UNIVERSIDAD DE CANTABRIA

Ambas poblaciones pudieron coincidir durante milenios, lo que hace más probable que entre ellas se produjeran intercambios culturales y genéticos

La prestigiosa revista “Nature” se ha hecho eco de los resultados de un estudio que aporta novedades respecto al conocimiento que tenemos sobre los y su convivencia con los humanos modernos. Los nuevos datos obtenidos permiten deducir que ambas poblaciones coincidieron durante milenios, lo que hace más probable que entre ellas se dieran intercambios culturales y genéticos.

Científicos de varios países, liderados por un equipo de la Universidad de Oxford, han utilizado una técnica mejorada de datación por radiocarbono para aportar una nueva cronología sobre la desaparición de la especie neandertal. Su extinción en el continente europeo se sitúa hace 40.000 años, lo que implica que vivieron junto a los Homo sapiens por un periodo que oscila entre los 2.600 y los 5.400 años, dependiendo de la zona.

Los resultados del estudio han sido publicados por “Nature” el pasado miércoles 20 de agosto. Entre los firmantes del artículo figura Alejandro García Moreno, investigador asociado al Instituto de Investigaciones Prehistóricas de Cantabria () de la Universidad de Cantabria.

Reescribir la

Para determinar las citadas fechas, los arqueólogos han utilizado 196 muestras orgánicas provenientes de 40 lugares clave de toda Europa. “Ha sido necesario refinar las técnicas de datación por radiocarbono, ya que estas pierden su eficacia tratándose de restos tan antiguos”, explica García Moreno. A partir de los 30.000 años de antigüedad, las moléculas de carbono 14 se desintegran y otras más jóvenes se infiltran en los huesos, lo que ha provocado intensos debates sobre la fiabilidad de algunos estudios en torno a la ocupación de los primeros humanos y los últimos neandertales.

Las técnicas desarrolladas por el equipo que lidera Tom Higham ofrecen lecturas más exactas en restos de hasta 55.000 años, utilizando para ello un pretratamiento químico por ultrafiltración y mediciones mediante un acelerador de partículas. Estos avances han permitido a los investigadores reescribir la prehistoria de Europa cueva a cueva y soportar teorías en torno a los contactos entre ambas especies, como la que apunta a que los neandertales tomaron prestadas tecnologías líticas de los sapiens.

Aunque las condiciones climáticas del sur de Europa no son las mejores para la conservación del colágeno de los huesos, que es la parte que se analiza mediante el método del carbono 14, en España se sitúan yacimientos fundamentales para avanzar en la investigación sobre la relación entre sapiens y neandertales. Futuras dataciones podrían aportar datos importantes sobre la extinción de los segundos en la mitad sur de la Península, donde algunos investigadores creen que estos pudieron sobrevivir hasta hace 30.000 años.