UNIVERSITAT JAUME I

Anna Esclusa, pedagoga y moduladora pedagógica, ha ofrecido la conferencia «Comunicación y aprendizaje desde la UCI: Modulación pedagógica», organizada por el Grado en Psicología, en la que ha explicado el papel que desarrolla en la UCI para la mejora de los procesos de comunicación entre los familiares y los pacientes graves.

Esclusa ha afirmado que es necesario facilitar la comunicación esta relación entre familiares y afectados. «En un entorno como el de la UCI, los familiares necesitan alguna persona que les enseñe a comunicarse, si no dejan de esperar una respuesta del afectado y se cierran para no sufrir. Cuando las palabras fallan la relación se vuelve muy complicada», ha señalado.

Así, la pedagoga ha explicado que hay que acompañar a los familiares en la realidad presente y ayudarlos a no centrarse en expectativas futuras sino al descubrir nuevas formas de acercamiento al paciente. «Los familiares se sienten superados por la situación y no saben cómo comportarse, no reconocen a la persona. Sólo desde un proceso de toma de conciencia de la situación se puede construir un nuevo acercamiento al otro. Esta es la base de la modulación pedagógica» ha apuntado. En este sentido, ha explicado que desde la modulación pedagógica se ayuda al familiar a buscar otras vías de comunicación, empezando desde la etapa no verbal y utilizando el cuerpo como a vía de acercamiento.

Según Esclusa, para construir este nuevo acercamiento se realiza un proceso de enseñanza-aprendizaje en el que hay que ponerse en la situación del familiar para enseñar de la forma más adecuada. Así, ha señalado que se requiere un aprendizaje visual; dar tiempo suficiente al familiar para procesar este aprendizaje; realizar prácticas y repeticiones; reforzar positivamente al familiar y acompañarlo en este proceso.

Así mismo, ha apuntado que los profesionales de la UCI tienen que velar para enriquecer la comunicación entre el afectado y los familiares y acompañarlos en estos nuevos procesos de enseñanza-aprendizaje.