UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– “Los aeropuertos son los puntos de mayor entrada de inmigración ilegal, por delante de las pateras y la frontera de los Balcanes”, afirmó en la Universidad de Navarra

“La Policía de Fronteras no solo frustra la entrada de inmigrantes; también salva vidas”. Así lo afirmó el comisario Héctor Moreno, el máximo responsable del Centro Nacional de Inmigración y Fronteras de España, con motivo de su intervención en el I Congreso de Fronteras y Derechos Humanos, organizado por la Facultad de Derecho de la Universidad de Navarra.

Según el experto, este organismo está pensado para “integrar visiones” alrededor del problema de la inmigración “ilegal, irregular o como se quiera llamar”, remarcó. Su labor es enfrentarse “a un problema enorme, contra el que la policía es solo una parte de la solución”.

Los números que comparten los miembros de Frontex -el organismo que controla las fronteras exteriores de la Unión Europea- dan una idea de la dimensión del desafío: un 4% de la población actual de los países miembros ha nacido en países de fuera de la Unión, unos 20,4 millones de ciudadanos. Además, el último año se han concedido 2,1 millones de permisos de residencia, la mayoría a ciudadanos estadounidenses (200.000), ucranianos (163.000), chinos, indios, marroquíes y rusos, de orden de mayor a menor.

La UE cuenta con 12.500 kilómetros de fronteras terrestres y 70.000 marítimas, así como unos 600 aeropuertos internacionales por los que pasan todos los años 675 millones de pasajeros de 120 nacionalidades diferentes. “Los aeropuertos son los puntos de entrada más importantes de inmigración ilegal, por delante de las pateras del Mediterráneo y la frontera de los Balcanes”, remarcó el comisario.

Esa vista general de la inmigración en Europa la completó a escala local el consejero de Políticas Sociales del Gobierno de Navarra, Iñigo Alli, quien apuntó que en la Comunidad foral un 9,4% de la población actual está formada por nacidos fuera de España. El consejero remarcó que los 508 millones de habitantes europeos de la actualidad menguarían hasta los 400 millones en 2060 si no hubiese entrada de inmigrantes, por lo que abogó por continuar trabajando en las políticas de protección e integración social de los extranjeros.

I Congreso Fronteras y Derechos Humanos

El Instituto de Derechos Humanos de la Universidad de Navarra ha organizado el I Congreso Internacional ‘Fronteras y Derechos Humanos’. El simposio ha abordado esta semana la realidad de las fronteras en el mundo contemporáneo, relacionadas con muy diversas agresiones a los derechos humanos recogidos en la Declaración Universal de la Organización de Naciones Unidas.

El congreso se centró específicamente en dos realidades fronterizas muy diferentes pero igualmente generadoras de agresiones a los derechos humanos: por un lado, la política de inmigración de la Unión Europea, y específicamente la protección de las fronteras marítimas del sur, con la realidad de la llegada de pateras provenientes de África como principal foco del problema; por otro lado, la frontera israelí y la franja de Gaza, escenario de un conflicto bélico que hunde sus raíces en la historia del siglo XX.