UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– En los cuatro últimos años se ha pasado de 3 a 8 programas de máster

– La Universidad mejora la sede actual y sigue buscando una definitiva

El próximo día 27 de octubre comenzará a utilizarse una segunda sede de los másteres que la Universidad de Navarra ofrece en Madrid. El nuevo local está ubicado en la calle García de Paredes, muy cerca de la calle Zurbano, donde se imparte la actividad del ISEM Fashion Business School y los másteres de Derecho y Comunicación. La nueva sede acogerá a los alumnos del máster en Banca y Regulación Financiera, que desde este curso ha comenzado a impartirse en la capital.

Por otra parte, el pasado 9 de octubre tuvo lugar el acto de bienvenida para los alumnos de los másteres de la Universidad de Navarra en Madrid del curso 2014-2015. El acto incluyó una conferencia de Javier Sánchez Lamelas, antiguo alumno de la Facultad de Derecho y vicepresidente de marketing de Coca-Cola en Europa.

“Una de las apuestas prioritarias de la Universidad de Navarra es completar su oferta de másteres y concretamente en Madrid, donde existe una considerable demanda”, ha señalado el vicerrector de Ordenación Académica, Borja López-Jurado. En los últimos cuatro años, la Universidad ha aumentado el número de másteres que se imparten en la capital. “Hemos pasado de tres másteres en el curso 2010-11 a ocho en el presente año académico, 2014-15. También ha crecido en el número de alumnos: de 80 en 2011 a 144 en 2014”.

Sede estable y amplia

El vicerrector López-Jurado ha señalado que “en los próximos años seguirá creciendo, moderadamente, el número de másteres de diferentes Facultades que se impartirán en Madrid”.

Ante el crecimiento de la actividad, la Universidad sigue buscando en la capital una sede estable y amplia. En palabras de Igor Errasti, administrador general, “se están barajando varias posibilidades. Se ha desestimado la opción del edificio situado dentro de la Quinta Torre Arias, una propiedad del Ayuntamiento de Madrid, ubicada entre la nacional 2 y la calle de Alcalá. Durante los últimos meses, la Universidad ha estudiado esa posibilidad pero finalmente ha decidido descartarla”.

Según el administrador general de la Universidad, en la decisión han influido varios factores. “El edificio perteneciente a la Quinta era un lugar atractivo, sobre todo por el entorno del parque, pero pensamos que en este momento se pueden encontrar en Madrid otras opciones más económicas, que tengan una tramitación administrativa más sencilla y que nos permitan disponer de espacios más amplios”.