UNIVERSITAT JAUME I

Cristina Botella, catedrática de la Universitat Jaume I y directora del grupo de investigación Labpsitec, abordó los avances de la psicología clínica en el siglo XXI en el ciclo «Diàlegs a la Llotja».

Botella inició su intervención afirmando que es obligación de los psicólogos explicar a los ciudadanos los avances de la psicología. «Ahora estamos mucho mejor preparados para ayudar y, aunque en psicología todavía hay diferentes corrientes, se está imponiendo la que considera fundamental basar los tratamientos en investigación controlada, al igual que en medicina». En este sentido, explicó que para crear un protocolo de tratamiento eficaz y eficiente se necesita un trabajo de muchos años, en el que se someten los tratamientos a múltiples pruebas en ensayos clínicos en diferentes lugares del mundo y con investigadores independientes.

Así, la catedrática subrayó que, tanto si es una consulta pública como privada, el usuario tiene derecho a pedir que se apliquen los protocolos basados en la evidencia. «Todavía hay quien aplica protocolos de hace 30 años y no ha avanzado, pero un buen profesional tiene que estar al día porque los pacientes lo merecen», apuntó.

En esta línea, Botella afirmó que «la sanidad pública es muy buena en medicina porque se tiene la información de los mejores tratamientos que se pueden aplicar en todo el mundo, pero en psicología, por desgracia, eso no sucede todavía». Al respecto, señaló que para conseguir que en psicología ocurra lo mismo «es fundamental que el usuario de los servicios de salud sepa que hay buenos tratamientos basados en la evidencia y los exija». Así mismo, apuntó que es esencial que los estudiantes sepan que existen estos tratamientos y también exijan que se les forme en ellos y que posteriormente haya una actualización continua de conocimientos.

Por otra parte, abordó el trabajo que realiza el grupo de investigación Labpsitec de la Universitat Jaume I, en el que se aplican las nuevas tecnologías para el tratamiento psicológico. Sobre este tema, destacó que han desarrollado protocolos eficaces que pueden utilizarse a través de Internet y con los que se abren nuevas posibilidades, ya que puede llegar a un mayor número de personas. «España, en estos momentos, está en la cima del mundo, ya que tenemos proyectos de investigación con los mejores grupos europeos; lo que falta es que se integren en la sanidad pública. Esa cultura de ciencia bien hecha, protocolos bien sometidos a prueba y apoyo de las herramientas tecnológicas está entrando con fuerza en la psicología en España, y espero que entre también en las consultas privadas y en los sistemas nacionales de salud», ha afirmado.

Finalmente, ha hecho referencia a las líneas de interés para proyectos futuros. Entre ellas, ha abordado la psicología positiva y, concretamente, los aspectos relacionados con la generación de resiliencia y estilos de vida saludables que permitan a la persona mantener una buena salud mental. Así, ha señalado que el optimismo, el interés genuino por el otro, la actividad física, la aceptación, relacionarse con los demás, disfrutar de las pequeñas cosas y tener ilusiones son cruciales para el buen funcionamiento humano.