UNIVERSIDAD CEU CARDENAL HERRERA

Un equipo de profesores de de la CEU-UCH dirige el primer estudio que combina técnicas de ejercicio activo y asistido en , registrando un incremento del 42% en la masa muscular del recto anterior del cuádriceps

La investigación, realizada sobre casi un centenar de valencianos mayores de 75 años en residencias de ancianos, ha sido publicada por la revista científica internacional Experimental Gerontology

Un equipo de investigadores del Grado en Fisioterapia de la Universidad CEU Cardenal Herrera (CEU-UCH) de Valencia, encabezado por el profesor Vicent Benavent, ha publicado los resultados del primer estudio sobre el efecto del de baja intensidad combinado con electroestimulación neuromuscular en personas mayores de 75 años. La investigación concluye que, frente al ejercicio intenso, el ejercicio moderado o de baja intensidad mejora la masa muscular y la autonomía de las personas mayores en sus actividades cotidianas, reduciendo el riesgo de lesiones. La combinación de este ejercicio moderado con técnicas de electroestimulación activa ha permitido mejorar la masa muscular del recto anterior del cuádriceps en un 42 por ciento. Los resultados del estudio han sido publicados por la revista médica internacional Experimental Gerontology.

Según explican los profesores de la CEU-UCH Vicent Benavent y Pedro Rosado, codirectores del estudio, “uno de los principales efectos de la edad es la pérdida progresiva de masa y fuerza muscular en las extremidades inferiores, lo que tiene importantes consecuencias funcionales en las actividades cotidianas de las personas mayores, reduciendo su independencia y aumentando el riesgo de caídas y hospitalizaciones”. Para mejorar estas condiciones físicas en la edad adulta, el equipo de investigadores en Fisioterapia de la CEU-UCH ha evaluado por primera vez los efectos del ejercicio de baja intensidad, combinando electroestimulación neuromuscular, que provoca contracciones musculares mediante impulsos eléctricos, con contracciones voluntarias, una forma de “ejercicio activo asistido”.

El estudio se realizó durante cuatro meses con un grupo de 89 ancianos de Valencia, de entre 75 y 96 años, en residencias de mayores, todos ellos con capacidad para realizar actividades cotidianas con independencia. Divididos en tres grupos, realizaron distintos tipos de ejercicios de extensión de la rodilla de baja intensidad: el primer grupo, mediante contracción voluntaria del músculo; el segundo, con electroestimulación neuromuscular; y el tercero, a través de la combinación de ambas actividades. Los ejercicios de extensión de la rodilla permitieron comprobar los efectos de estos tres tipos de actividad de baja intensidad en el músculo recto anterior.

Principales resultados

Las evaluaciones realizadas a los tres grupos mediante ultrasonografía han permitido comprobar que, mientras que los dos primeros grupos, que realizaron solo un tipo de ejercicio, registraron una mejora de la masa muscular de un 16 y un 30 por ciento respectivamente, el grupo que combinó los ejercicios voluntarios con la electroestimulación activa obtuvo un incremento de masa muscular en el recto anterior del 42 por ciento, además de mejorar sensiblemente su movilidad general con respecto a los otros dos grupos.

El profesor de Fisioterapia de la CEU-UCH Vicent Benavent destaca que “aunque todos los grupos que realizaron algún tipo de ejercicio mejoraron su masa muscular, los mejores resultados se produjeron en el grupo que combinó los ejercicios voluntarios de baja intensidad con la electroestimulación neuromuscular, una combinación evaluada por primera vez a nivel mundial en esta investigación”. Este último grupo de personas mayores fue el que mejoró en mayor medida su condición física y su capacidad para realizar de forma independiente las actividades de la vida diaria, tras los cuatro meses de ejercicios moderados combinados. El profesor de la CEU-UCH Pedro Rosado añade: “Este tipo de ejercicio es seguro, accesible y fácil de seguir para las personas mayores, paliando los efectos de la edad en su condición física”. Además, frente al ejercicio físico intenso, “la práctica de esta actividad moderada es más fácil de promover entre las personas mayores y reduce de forma clara el riesgo de sufrir alguna lesión”.

El equipo investigador autor del estudio publicado en Experimental Gerontology ha estado integrado por los profesores del Grado en Fisioterapia de la CEU-UCH Vicent Benavent, Pedro Rosado, Eva Segura, Juan José Amer y Juan Francisco Lisón. Todos ellos pertenecen al Grupo de Investigación sobre “Fisioterapia en la mejora de la calidad de vida relacionada con la salud” de la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia.

El artículo “Effects of three different low-intensity exercise interventions on physical performance, muscle CSA and activities of daily living: A randomized controlled trial”, en Experimental Gerontology:

http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0531556514002393