UNIVERSIDAD CEU CARDENAL HERRERA

Su uso permite realizar análisis con mayor precisión y asegurar que se optimizan los complementos nutricionales personalizados para bebés prematuros y nacidos con bajo peso

También permite seleccionar con mayor fiabilidad las donaciones procedentes de bancos de como el del Hospital La Fe, donde ha comenzado a aplicarse este método

El estudio, desarrollado por investigadores de Farmacia de la CEU-UCH, la Unidad de Neonatología y el Instituto de Investigación en Salud del Hospital La Fe de Valencia, ha sido publicado por la revista médica internacional Maternal and Child Nutrition

El análisis por infrarrojos es el método que emplean cada vez más los bancos de leche materna para detectar los principales macronutrientes de esta leche: lípidos, proteínas y lactosa. Investigadores del Departamento de Farmacia de la Universidad CEU Cardenal Herrera y de la Unidad de Neonatología y el Instituto de Investigación en Salud del Hospital La Fe de Valencia, han aplicado un método de validación al análisis por infrarrojos de la leche humana, demostrando la importancia de calibrar el instrumento de análisis por infrarrojos de forma regular, para asegurar su adecuado empleo en el análisis de la composición de esta leche.

El equipo investigador concluye en su estudio que el buen uso de los instrumentos de análisis por infrarrojos, mediante la comprobación periódica de su calibrado, permite optimizar los complementos nutricionales personalizados que se pautan a bebés prematuros o nacidos con bajo peso para completar los nutrientes que aporta la leche de la madre a su dieta. También garantiza una mejor selección de las donaciones procedentes de bancos de leche materna más adecuadas para cada niño.

Aplicado en La Fe

Según recoge el estudio, el análisis por infrarrojos es un método más rápido, más sencillo y que requiere un menor volumen de muestra de leche materna que el análisis de laboratorio tradicional. Mientras que mediante los métodos tradicionales de análisis son necesarias muestras de leche materna de entre 15 y 20 mililitros y varias horas para obtener los resultados, el análisis por infrarrojos permite usar una muestra de 1 milímetro y el resultado es inmediato. Sin embargo, este instrumento ha de ser contrastado de forma periódica con los tradicionales métodos oficiales de análisis para optimizar su rendimiento. Aprovechar sus ventajas no debe suponer disminuir la seguridad de los resultados, según afirma el equipo investigador, por lo que es importante que todos los bancos de leche apliquen este protocolo para la calibración de forma periódica del análisis por infrarrojos. Esta es la principal conclusión del trabajo, que acaba de ser publicado por la revista Maternal and Child Nutrition.

Los investigadores de la CEU-UCH y La Fe han aplicado este protocolo para la validación de los analizadores por infrarrojos en el Banco de Leche del Hospital La Fe de Valencia, que dirige la doctora María Gormaz, miembro del equipo investigador. Los resultados permiten concluir que se trata de un protocolo recomendable para comprobar la fiabilidad de los equipos y validar los resultados del análisis de la leche materna, por lo que debería extenderse a todos los bancos de leche.

Nutrición personalizada para bebés prematuros

Según señala la investigadora Dolores Silvestre, profesora de Farmacia de la CEU-UCH, “la composición de la leche materna es muy variable, por eso es importante la fiabilidad de los análisis para garantizar que la selección de leche donada es la idónea para la pauta nutricional personalizada que necesita cada lactante prematuro o con bajo peso. La metodología que hemos seguido facilita la seguridad y fiabilidad de los análisis”.

El análisis de la leche humana también es necesario para personalizar los complementos nutricionales que necesitan algunos lactantes, en función de los componentes de la leche de la madre. La mejora en la fiabilidad del análisis garantiza también que la pauta marcada en cuanto a cantidad de lípidos, proteínas y lactosa que necesita cada bebé como complemento es la idónea para cada caso. “El refuerzo nutricional más eficaz es el que puede hacerse de forma individualizada para cada bebé en función de la composición de la leche de su madre. Validar el análisis, con el método que hemos aplicado en el Banco de Leche Materna de La Fe, es importante para poder mejorar los tratamientos personalizados en este ámbito”, afirma Silvestre.

Grupo de Investigación en Leche Humana

El grupo de investigación autor del estudio está integrado por la profesora de Farmacia de la Universidad CEU Cardenal Herrera Dolores Silvestre Castelló, que dirige el Grupo de Investigación sobre Leche Humana de esta Universidad, Miriam Fraga, también de la CEU-UCH, y tres investigadores de la Unidad de Neonatología del Hospital La Fe de Valencia: Esther Torres, María Gormaz y Máximo Vento, los dos últimos miembros del Instituto de Investigación de Salud de La Fe. Para el desarrollo de este trabajo, han contado con financiación del Instituto de Salud Carlos III de Madrid y de la Conselleria de Salud y Consumo de la Generalitat Valenciana.