UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– Más de 300 alumnos participan en la apertura del congreso Forun 2015, centrado en la amistad y la ciudadanía

“Es urgente volver a humanizar la sociedad”. Así lo aseguró , profesor emérito de la Universidad de Navarra, durante la mesa redonda de apertura del congreso Forun 2015, en la que también participó Pilar Arregui, profesora de Historia del Derecho de la Universidad de Navarra.

El encuentro, al que asistieron más de 300 personas, se centró en el tema principal de esta edición: “Amistad, la figura de una nueva ciudadanía”. Estuvo moderada por Sonsoles Callejo, directora ejecutiva del Congreso y subdelegada del centro académico, y contó con la participación de Tomás Gómez-Acebo, vicerrector de Alumnos.

Sobre la necesidad de humanizar la sociedad, Alvira explicó que actualmente existen dos grandes problemas: por un lado, la falta de nichos sociales, en los que se fomente la familia; y por otro lado, el diálogo verdadero. “La interactividad no tiene nada que ver con el diálogo”, señaló. Asimismo, sobre estos dos retos de la sociedad, añadió: “No es un objetivo difícil, pero hace falta voluntad política para conseguirlos”.

En este sentido, Pilar Arregui hizo hincapié en la necesidad de cada uno de cambiar su mundo: “Creando espacios donde empecemos a borrar con mucha paciencia los sentimientos de crispación, de odio, de envidia. No es complicado, pero es costoso. Hay que tener un cambio de actitud”.

La profesora de Historia del Derecho enfocó su exposición en la importancia de la amistad y en el significado de la misma y realizó una afirmación rotunda: “El egoísmo es un torpedo en la línea de flotación de la amistad”.

Amistad, el ‘pegamento universal’

Por su parte, Rafael Alvira agregó que “la amistad es el pegamento universal. Somos quienes somos pero no podemos serlo sin relación a los demás” y explicó que las mayores enfermedades que el hombre puede sufrir son la soledad y el vacío.

Estas declaraciones le sirvieron para describir los diferentes niveles en los que el ser humano vive la amistad: la simpatía, el afecto, el reconocimiento de la otra persona, la invitación, el eros, el diálogo y la caridad. De este modo, el catedrático de Filosofía y profesor emérito de la Universidad de Navarra se refirió a la falta de reconocimiento de la otra persona como un “pecado supracapital”.