UNIVERSIDAD DE CANTABRIA

Seis estudiantes de Medicina, Caminos, Industriales, Educación e Historia colaboraron este verano en acciones formativas para las comunidades indígenas

Los estudiantes de la Universidad de Cantabria Marian Luceño, Alejandro Salán, Carla Quintanal, Néstor Vicente, Paula Runza y Andrea Mendiguchía han participado este verano en un proyecto de cooperación en Ecuador, gracias a la iniciativa de voluntariado internacional impulsada por el Vicerrectorado de Internacionalización y su ().

Los seis estudiantes, de Medicina, Ingeniería de Caminos, Ingeniería Industrial, Educación e Historia, pasaron tres semanas en una comunidad indígena en Saraguro, población al sur del país americano. Allí convivieron con las familias y se implicaron, a través de una organización local, en actividades de refuerzo educativo para niños de entre 2 y 14 años.

Además de impartir clases de inglés y matemáticas mediante actividades de juego y ocio, los universitarios colaboraron con otra organización local en talleres y charlas de sensibilización e información para la prevención del alcoholismo y el fomento de la educación sexual entre adolescentes.

Recientemente, los jóvenes tuvieron una reunión de evaluación de la experiencia, en la que compartieron sus impresiones con la vicerrectora Teresa Susinos, técnicos de ACOIDE y un representante de la asociación AIPC Pandora. Los voluntarios expusieron cómo lo mejor de su experiencia fue la convivencia con las familias, porque “te da la oportunidad de conocer realmente su vida cotidiana”. Según contaron, “el choque cultural no se sufre, se disfruta”.

También hubo críticas constructivas en relación a ampliar la formación previa, de manera que se incida más en las actividades que los cooperantes van a realizar en el país de destino. La experiencia ha sido valorada muy positivamente por todos ellos y, de hecho, algunos quieren seguir como voluntarios aquí a través del Programa de Voluntariado de la Universidad e incluso uno tiene previsto participar en un proyecto europeo. Además, los jóvenes compartirán su experiencia con otros estudiantes de la UC en la próxima celebración de la jornada “Espacios para… el Voluntariado”, prevista para diciembre.

Continuidad del proyecto

El Vicerrectorado de Internacionalización, a través de ACOIDE, quiere seguir trabajando en la línea del voluntariado internacional porque considera su valor desde la perspectiva de la sensibilización de la comunidad universitaria, pero también por su impacto positivo en la valoración de currículos de cara a la empleabilidad del alumnado. Se prevé una nueva convocatoria de este tipo a lo largo de este curso 2014-2015, en la que la UC seguirá colaborando con una ayuda económica que facilite a los estudiantes costear la participación en el proyecto de voluntariado internacional.