UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

Es el penalista más relevante a nivel mundial y uno de los más grandes juristas alemanes de la segunda mitad del siglo XX

El catedrático emérito de Derecho Penal y de Derecho Procesal Penal de la Universidad de Munich ofrecerá el viernes la conferencia “Fundamentos político-criminales y dogmáticos del Derecho penal”

El catedrático emérito de Derecho Penal y de Derecho Procesal Penal de la Universidad de Munich ha sido investido hoy jueves por la Universidad Pablo de Olavide, en un acto presidido por el rector Vicente Guzmán que ha tenido lugar en el Paraninfo, en el que el catedrático de Derecho Penal de la UPO Francisco Muñoz Conde, padrino del nuevo doctor, ha destacado en la Laudatio el reconocimiento internacional que supone la figura de Roxin “como uno de los juristas más relevantes de la segunda mitad del siglo XX”, que cuenta ya en su haber con “más de veinte doctorados honoris causa”, recibidos en diversas universidades de diferentes países.

Durante su intervención, Muñoz Conde ha recordado la trascendencia de la obra de Roxin con obras como “Autoría y Dominio del hecho” y su tesis sobre la “autoría mediata por dominio de un aparato de poder”, con la que permite “no solo calificar de autores a los dirigentes y principales responsables de un aparato de poder, sino también a los que dentro del mismo colaboraron con labores organizativas o meramente burocráticas”. Una teoría desarrollada por el recién investido Doctor Honoris Causa por la UPO que fue utilizada, según ha explicado Muñoz, tiempo después en Alemania para “fundamentar la condena de los dirigentes de la antigua República Democrática Alemana por haber ordenado que se disparara en el Muro de Berlín a los que intentaban escapar a la República federal”, convirtiéndose en la actualidad en el “mejor instrumento jurídico para fundamentar la condena de dirigentes políticos e importantes miembros de regímenes dictatoriales por los Crímenes de Lesa Humanidad”.

Honoris Causa - Claus-RoxinEn relación a la trayectoria de Roxin y su conocimiento aportado, Muñoz ha hecho hincapié en el concepto jurídico desarrollado por este profesor para legitimar el Derecho penal “impidiendo que se utilice para solucionar problemas que tienen una mejor y más adecuada solución”, además de entenderlo desde el punto de vista “de una prevención especial positiva que pretende la resocialización del delincuente”, al tiempo que ha recordado su trascendencia por haber convertido la dogmática penal alemana “en un instrumento útil” que sirve para “solucionar de un modo racional y seguro los problemas que plantea la delincuencia en la sociedad actual”.

Tras la Laudatio, se ha procedido a la investidura de como Doctor Honoris Causa por la Universidad Pablo de Olavide. En su lección magistral de investidura, Roxin ha recordado que el Derecho penal “no es ya una cuestión exclusivamente nacional, sino un campo de investigación internacional”, por lo que ha abogado por el “trabajo común” de los Estados democráticos para la “formulación de unos principios jurídicos comunes, que constituyen las condiciones más importantes para la paz entre los pueblos y para la unificación de Europa”.

Finalmente, el rector Vicente Guzmán ha clausurado este acto académico, en el que ha resaltado que se trata de un reconocimiento en un momento “especialmente emocionante”, ya que la investidura de Roxin supone “una incorporación señera que nos da prestigio y consistencia como Universidad”, por su “trayectoria impresionante que ha permitido la evolución del Derecho penal” y por ser “un espejo en el que mirarnos”. Guzmán ha aprovechado la ocasión, también, para destacar la labor del profesor Francisco Muñoz Conde -que está ya próximo a la jubilación- como “una persona que ha influido decisivamente en mi formación” y que ha sido el primer discípulo español de Roxin.

Durante su intervención, el rector ha reivindicado también el papel de la universidad pública frente a los “ataques” a los que se encuentra sometida y ha defendido que además de enseñar e investigar tienen igualmente una “misión de transformación social para conseguir una sociedad más justa y equitativa”.

El Consejo de Gobierno de la Universidad Pablo de Olavide, de Sevilla, acordó conceder el pasado 9 de abril el Doctorado Honoris Causa de la Universidad Pablo de Olavide a Claus Roxin, a propuesta del Departamento de Derecho Público de la Facultad de Derecho, como reconocimiento a su trayectoria académica, personal y su obra científica, desarrollada en los últimos sesenta años. Roxin es el penalista más conocido, influyente y citado entre los penalistas a nivel mundial y uno de los juristas más relevantes de la segunda mitad del siglo XX.

Asimismo, mañana viernes 14 de noviembre, el ya Doctor Honoris Causa por la UPO impartirá a las 12 horas en la sala de grados del edificio 7 de la UPO la Lección de Honor “Fundamentos político-criminales y dogmáticos del Derecho penal” del programa de doctorado de Ciencias Jurídicas y Políticas de esta universidad. El acto será presidido por el vicerrector de Postgrado, Formación Permanente y Empleo, Miguel Ángel Gual, el catedrático Francisco Muñoz Conde y el profesor Francisco José Infante Ruiz, director del programa de doctorado.

Claus Roxin fue propuesto como Doctor Honoris Causa por el Departamento de Derecho Público de la Universidad Pablo de Olavide, por tratarse del penalista más relevante a nivel mundial de nuestro tiempo. Nacido en Hamburgo (Alemania), es experto en Derecho Procesal Penal y en Política Criminal. Actualmente ejerce como profesor emérito de Derecho Penal de la Universidad de Munich. Roxin ha sido investido como Doctor Honoris Causa por las universidades de Hangyang (Corea), Urbino y Mailand (Italia), Coimbra y Lusíada de Lisboa (Portugal), Komotini y Atenas (Grecia), San Marcos de Lima (Perú), Tabasco (México), Nacional de Córdoba (Argentina), Nacional de Asunción (Paraguay), Santa María de Caracas (Venezuela), Complutense de Madrid, Central de Barcelona, Universidad de Granada, Universidad de Huelva y el Instituto Nacional de Ciencias Penales. Es presidente de la Fundación Karl May y es consejero editorial de las más prestigiosas publicaciones científicas del campo penal.

Entre otros títulos, es autor de “Derecho Penal Parte General”, “Sobre el estado de la teoría de delito”, “Autoria y dominio del hecho en Derecho penal”, “La evolución de la política criminal, el derecho penal y el proceso penal” y “Eutanasia y suicidio”. Entre otros méritos y condecoraciones, posee la Cruz de Honor de la Orden de San Raimundo de Peñafort; Orden y Medalla de Oro de la Ciudad de Múnich; Cruz de la Orden del Mérito al Servicio de 1ª Clase de la República Federal Alemana y Medalla de Oro Cesare Beccaria.