UNIVERSIDAD CATÓLICA SAN ANTONIO DE MURCIA

Solemne Acto Inaugural del curso académico 2014-2015

El presidente del , , ha impartido la lección inaugural

El acto ha comenzado con un minuto de silencio en memoria de los vecinos de Bullas fallecidos en el accidente del pasado fin de semana

La Universidad Católica San Antonio de Murcia ha celebrado esta mañana el acto inaugural del curso académico 2014-2015. El presidente del Foro Español de la Familia, Benigno Blanco, ha sido el encargado de impartir la lección inaugural bajo el título ‘Construyendo una sociedad amable con la vida’; durante la misma, ha planteado cuestiones sobre cómo es posible que “cosas evidentes como que no se puede matar a un niño para arreglar un problema, no se entiendan por una parte importante de nuestros ciudadanos y de nuestros gobernantes”.

En el acto académico han intervenido también el presidente de la UCAM, ; el presidente de la Comunidad Autónoma, Alberto Garre; el arzobispo de Valencia, el cardenal Antonio Cañizares; el obispo de la diócesis de Cartagena, monseñor José Manuel Lorca Planes; la rectora de la Universidad, Josefina García Lozano; el consejero de Educación, Cultura y Universidades, Pedro Antonio Sánchez; el rector Honorario de la Universidad, Antonio Montoro. También han estado presentes en la mesa inaugural el alcalde de Murcia, Miguel Ángel Cámara; el delegado del Gobierno, Joaquín Bascuñana; el presidente de la Asamblea Regional, Francisco Celdrán Vidal; el arzobispo de Burgos, monseñor Francisco Gil Hellín; y el vicario general de la Diócesis de Cartagena; Juan Tudela García.

Benigno Blanco ha comenzado su intervención señalando que los grandes dilemas que afectan a la familia y a la vida hoy en día, son expresión de una crisis de civilización que va más allá de la política y las leyes, y ha señalado que es objetivo de “todos” regenerar la sociedad desde abajo.

La cuestión del

El presidente del Foro de la Familia ha hecho hincapié, a raíz del debate abierto en España sobre la Legislación en materia de aborto, en que más allá de las obligaciones de los políticos, y que ejerzan estos o no sus obligaciones al respecto, “debemos todos los ciudadanos ocuparnos de tres cosas al menos: ser solidarios con la mujer embarazada, para que ninguna se vea sola ante un embarazo, y llegue a plantearse algo tan dramático como es un aborto”. En segundo lugar ha señalado la necesidad de construir una cultura que aprenda a amar la vida. “Una sociedad que admite la violencia -y el aborto es violencia- como forma de resolver problemas sociales, no es una sociedad justa”; Y como punto tres “ejerciendo los derechos democráticos, libertad de expresión, voto, para hacer presente en la vida pública, la necesidad de este compromiso con la vida”. Del mismo modo, ha asegurado que “parecía que España iba a convertirse en el primer país de la Europa Occidental que iniciara la reversión del aborto”, pero no ha sido así; y ha animado a la sociedad a seguir luchando por la vida. Además, ha recordado la manifestación convocada el próximo sábado 22 de noviembre en Madrid bajo el lema ‘Cada vida importa’.

La UCAM, un ejemplo

Sobre la Universidad Católica de Murcia, Benigno Blanco, ha resaltado que la institución es un ejemplo “estupendo de lo que hay que hacer: sentido de la responsabilidad social, promoción de iniciativas que incidan en la formación de las nuevas generaciones, mantener sin rubor la propia identidad y ofrecerla como servicio a la sociedad”.

El presidente de la UCAM, José Luis Mendoza, ha felicitado a Benigno Blanco por su discurso, y ha animado a promover una Cultura de la Vida, frente a la Cultura de la Muerte. “Porque una vida importa”, ha señalado el presidente de la Universidad, que ha asegurado que movilizará autobuses para acudir a la manifestación a favor de la vida.

Nuevos proyectos

Mendoza ha resaltado que la Universidad ya ha cumplido su mayoría de edad, y afronta esta etapa superando los 16 mil alumnos, y apostando fuertemente por la investigación. “La UCAM nació con un objetivo evangelizador, educar a los jóvenes en valores éticos y morales del humanismo cristiano; ofreciendo una enseñanza de calidad”, y ha añadido que “hemos comenzado el curso con nuevos títulos de grado y máster que se han autorizado, como el de Musicología o Lenguas Modernas; y la potenciación de la investigación, a lo que hemos dedicado este año casi nueve millones de euros”. También ha destacado el presidente de la UCAM la firme apuesta de la institución por la internacionalización, con la apertura del UCAM Business School Uruguay, UCAM en Emiratos Árabes, UCAM Spanish Soccer School en Indonesia, así como oficinas en Beijing (China) o en Manila (Filipinas); y su relación con el ámbito empresarial, a través del Instituto Tecnológico de Murcia, y programas como el de Doctorados Industriales. En la misma línea se ha referido la rectora de la UCAM, Josefina García Lozano, quién ha destacado además la implicación total de la Universidad no sólo en la formación de profesionales de excelencia, sino también de personas.

Por su parte, el presidente de la Comunidad Autónoma de Murcia, Alberto Garre, ha felicitado a la UCAM por su trabajo en el ámbito educativo, y por su impulso al emprendimiento, “una iniciativa de gran importancia” que permite a los estudiantes conocer también este campo laboral. También ha resaltado la apuesta de la institución por la Formación Profesional Superior, “porque la sociedad necesita médicos, maestros… pero también técnicos en diversos ámbitos”, y por el deporte.

Solemne Eucaristía

El acto ha comenzado con la celebración de la Eucaristía, que ha estado presidida por el arzobispo de Valencia, el cardenal Antonio Cañizares, y concelebrada por el obispo de la diócesis de Cartagena, José Manuel Lorca Planes, y el arzobispo de Burgos, Francisco Gil Hellín. En la Homilía, el cardenal Cañizares ha dirigido sus primeras palabras en memoria de las víctimas del accidente de Cieza y ha afirmado que “desde el primer momento me he sentido profundamente afectado y muy cercano y unido a las familias, así como al pueblo de Bullas en su dolor, en su esperanza en su grito y clamor”.

Al respecto, monseñor Cañizares ha reseñado , “la UCAM se ha unido de un modo particularmente intenso, en estos sentimientos y plegarias de los que hago eco en esta celebración, y que ofrecemos de manera muy especial por los que murieron en el accidente, por los heridos, por las familias, y por el pueblo de Bullas, que visité en varias ocasiones en mi tiempo de administrador apostólico de esta diócesis, y del que tengo un profundo recuerdo por la fe tan viva que vi en ese entrañable lugar”.

El cardenal arzobispo de Valencia, monseñor Cañizares, ha resaltado que “nuestra Universidad es buscadora y transmisora de la Verdad que humaniza, como respuesta y salida del corazón de la Iglesia para ofrecer la luz de la sabiduría que procede de Dios, la que vemos y palpamos en Jesucristo, verdad de Dios y del hombre.