UNIVERSIDAD CATÓLICA SAN ANTONIO DE MURCIA

El juez español reconoció la peligrosidad que pueden llegar a tener las actividades terroristas

Con motivo de las I Jornadas sobre internacional y seguridad en el sur de Europa que se han celebrado este 25 y 26 de noviembre en la Universidad Católica de Murcia (UCAM), el juez español Enrique López López dejó claro en su ponencia ‘Marco legal de la lucha antiterrorista en España y en nuestro entorno europeo’ que “el es la máxima preocupación y la principal amenaza del siglo XXI” ya que éste supone un grave peligro para la seguridad de los países y la vida de las personas en todo el mundo.

Además, explicó también que “puede causar tanto terror como una guerra convencional” ya que constituye una de las amenazas más graves para la paz y la seguridad internacional. Asimismo, comentó que el terrorismo supone una de las mayores violaciones de los derechos humanos y las libertades fundamentales, así como de los principios fundamentales de democracia y de respeto al Estado de Derecho. “Su finalidad es causar delitos contra la sociedad para provocar el miedo en ella o bien para meter presión al Gobierno del país en cuestión”, dijo.

López López insistió que el terrorismo ha sufrido una evolución que parte con el terrorismo de Estado que se hizo muy común durante la Revolución Francesa (1789), siguiendo con el anarquismo a finales del siglo XIX y principios del XX y terminando con su transformación de fenómeno nacional a internacional, fundamentalmente a raíz de los atentados del once de septiembre de 2001 en Estados Unidos y los del once de marzo de 2004 en España. A su vez, subrayó que ha sido clave “la cooperación entre los Estados para ayudar en la prevención”, un hecho que fue una realidad a partir del Tratado de Amsterdam firmado en 1997.

Este introdujo en el artículo 29 del Tratado de la Unión Europea una mención explícita a la lucha contra el terrorismo, autorizando de esta forma a los Estados miembros a adoptar posiciones comunes y a luchar de forma más coordinada contra este fenómeno. Además, según López López ha sido fundamental la creación de la Orden Europea de Detención y Entrega, por ejemplo para que algunos integrantes de la banda terrorista ETA fueran trasladados a España desde Franca, y el surgimiento de órganos como la Oficina Europea de Policía (EUROPOL) o el Eurojust.