UNIVERSITAT JAUME I

La tasa de pobreza en la Comunitat Valenciana se sitúa en un 31,7%, frente al 25% estatal

La Universitat Jaume I ha acogido la presentación del «IV Informe sobre exclusión y desarrollo social en La Comunitat Valenciana 2014» elaborado por la Fundación FOESSA (Fomento de Estudios Sociales y Sociologia Aplicada) y . Se trata de un trabajo de investigación sociológica realizado a partir de 650 encuestas, con la participación de 91 profesionales, donde se expone la situación de precariedad, con riesgo de llegar a ser permanente, en la que se encuentra la Comunitat Valenciana.

En la presentación, Guillermo Fernández Maíllo, miembro del equipo de Estudios de Cáritas Española y de la Fundación FOESSA, ha explicado que el informe recoge los diferentes procesos sociales que se han ido desarrollando desde el 2008, cuando se inició la crisis no como consecuencia de ésta, sino de un modelo social-estructural anterior que la crisis ha conseguido reforzar. El estudio se realiza a partir de 35 indicadores entre los que se encuentran la exclusión en empleo, consumo, política, educación, vivienda, salud, conflicto social y aislamiento social, entre otros; y apunta que el 49% de los valencianos sufre exclusión en materia de empleo (ya no recibe prestaciones del Estado), el 19% se encuentra en situación de exclusión en la salud, y un 13% de las familias valencianas no dispone de recursos para tener una alimentación suficiente y equilibrada en términos nutricionales. Esto supone que uno de cada tres valencianos se encuentra en situación de exclusión social, frente a uno de cada cuatro españoles, y que la tasa de pobreza en la Comunitat Valenciana se sitúa en un 31,7%, frente al 25% estatal.

En esta línea ha añadido que 25.000 hogares han tenido que «acoger a familiares que por motivos económicos no son capaces de asumir los gastos de una casa, comida… por lo que muchos abuelos tienen que acoger a sus hijos y a sus nietos y, no sólo eso, sino que se convierten también en el sustento de toda la familia». Esta situación provoca recortes en medicamentos de los más ancianos de la familia, un 31,5% de los hogares valencianos frente al 15,9% en España se han visto obligados a esta situación.

Maíllo también ha destacado que ante la situación de exclusión social, los valencianos cuentan con una mayor red de apoyo económico y social formado por amigos y familiares, ayudas que han pasado de ser «urgentes, puntuales y de emergencia a algo permanente», pero que es importante tener en cuenta que «la solidaridad familiar y las redes de ayuda son resistentes… pero comienzan a debilitarse» por lo que ha demandado un cambio estructural y social que frene la tendencia hacia la desigualdad que se está produciendo.