UNIVERSIDAD CEU CARDENAL HERRERA

· La doctora Moreno ha analizado las últimas tendencias en cirugía plástica, reparadora y estética, como las infiltraciones de , ante los estudiantes del Grado bilingüe en Medicine de la Universidad CEU Cardenal Herrera

· Ha calificado el botox como “la droga del siglo XXI” y ha desterrado algunas falsas creencias: “Las liposucciones son intervenciones quirúrgicas, por lo tanto no pueden hacerse en una peluquería”

· “En la cirugía estética podemos corregir defectos, pero no cambiar la cara a quien no se gusta”, ha señalado la doctora Moreno

La doctora , médico especialista en cirugía plástica, reparadora y estética, ha distinguido los tres ámbitos de su especialidad médica en el ciclo de divulgación científica CEU Descubre, organizado por la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia. Si la cirugía plástica y reparadora corrige problemas de funcionalidad y falta de movilidad causados por grandes quemaduras y cicatrices o por malformaciones, en la cirugía estética, más vinculada a los cánones de belleza imperantes, “se pueden corregir defectos, pero no cambiar la cara a quien no se gusta. No hay milagros, pero podemos mejorar la base”.

Ante los estudiantes del Grado bilingüe en Medicine de la CEU-UCH, la doctora Moreno ha destacado que “tres de cada diez pacientes de cirugía estética son ya hombres y, por lo general, más exigentes con los resultados que las mujeres”. Sin embargo, los pacientes de la cirugía plástica y reparadora suelen ser, tras sus tratamientos, menos exigentes y más agradecidos.

El botox, la droga del siglo XXI

Con respecto a las técnicas estéticas para corregir el envejecimiento, la doctora Moreno ha recordado: “Podemos rejuvenecer la cara, pero no las manos; o el cuello, pero no el escote”. Por eso ha rechazado de plano infiltrar materiales definitivos en el rostro, como la silicona, mostrando el resultado de intervenciones realizadas en los años noventa, sobre todo de aumento de labios, que dos décadas después no pueden corregirse.

En cuanto a las infiltraciones temporales para el rejuvenecimiento del rostro, ha calificado el uso del botox como “la droga del siglo XXI”, por sus múltiples aplicaciones más allá de la cirugía estética, como en la oftalmología, para corregir el estrabismo, o para tratar las migrañas o problemas relacionados con el control de esfínteres. En el rostro, la parálisis temporal de los músculos que induce este medicamento suele durar unos seis meses, aunque depende de cada persona: “El botox se puede utilizar de forma continuada, afirma, pero debe hacerse siempre bajo la supervisión de un profesional”, ha destacado la doctora Moreno.

Otro de los mitos de la cirugía estética que ha desterrado la doctora Moreno durante su intervención en el ciclo CEU Descubre ha sido el de las liposucciones: “Es una técnica quirúrgica, por tanto no puede hacerse en una peluquería, sino en un hospital. Y sirve para remodelar, pero no para adelgazar, como muchas personas piensan”.

En general, con respecto a las intervenciones estéticas, la doctora Moreno ha destacado que “lo más importante es explicar claramente el resultado que se puede alcanzar y advertir de que las cicatrices, por bien que se realicen, no desaparecen nunca”. En el caso, por ejemplo, de las personas que superan una obesidad mórbida, hay que tener en cuenta que la capacidad de la piel para retraerse es limitada y que las intervenciones estéticas dejan cicatrices importantes para siempre. Lo mismo sucede con las abdominoplastias, cada vez más solicitadas por el aumento de los embarazos múltiples.

Técnicas plásticas pioneras: trasplantes de cara

Sobre los avances de la cirugía plástica y reparadora, Isabel Moreno se ha referido a los trasplantes de cara, de los que ya se han realizado unos treinta en el mundo, para corregir graves traumatismos y amputaciones. Los resultados presentados en el último congreso internacional sobre este campo celebrado en Cancún, al que ha asistido la doctora Moreno, auguran un importante desarrollo.

También ha destacado como técnica de futuro la obtención de células madre de la grasa para realizar injertos en el propio cuerpo o mejorar la calidad de la piel en zonas que han sido radiadas. La tercera técnica puntera que ha explicado la doctora Moreno a los estudiantes de Medicine de la CEU-UCH ha sido el uso de factores de crecimiento, ya experimentados en traumatología, para su aplicación en la regeneración de la piel del rostro.

La participación de la doctora Moreno en el ciclo de divulgación científica CEU Descubre tiene como objetivo fomentar el interés por la investigación y las vocaciones científicas entre los estudiantes, así como establecer un canal de difusión de temas científicos de interés general, como es el caso la cirugía plástica. Esta sesión del ciclo CEU Descubre, coordinado por el profesor Enric Poch, ha sido organizada por la profesora de Medicine de la CEU-UCH Belén Merck.