UNIVERSITAT DE VALENCIA

La Escola Tècnica Superior d’Enginyeria y la Facultat de Fisioteràpia colaboran con el Hospital La Fe y las empresas Baxter -que financia el proyecto- y Analog Devices para llevar a cabo la investigación que pretende mejorar la calidad de vida de los afectados

El grupo de investigación Intelligent Data Analysis Laboratory (IDAL) del Departamento de Ingeniería Electrónica de la Escola Tècnica Superior d’Enginyeria () de la Universitat de València y un equipo de científicos de la Facultat de Fisioteràpia liderados por el profesor Felipe Querol han puesto en marcha un proyecto innovador para monitorizar la actividad física de pacientes hemofílicos a través de dispositivos individuales con el fin de desarrollar patrones que ayuden a mejorar la calidad de vida y los tratamientos de estos enfermos.

La investigación, en la que participarán doce científicos durante dos años, está financiada por la compañía farmacéutica Baxter, líder a escala mundial en las terapias relacionadas con la , y cuenta con la colaboración de la compañía Analog Devices, que ha aportado los acelerómetros y módulos que portarán los pacientes para capturar la información, y el Hospital Universitario y Politécnico La Fe.

Este proyecto consiste en la incorporación de unos pequeños dispositivos denominados acelerómetros a las personas que padecen hemofilia, en concreto a veinte enfermos y un grupo de control de sanos durante dos años. Los acelerómetros se colocan en la muñeca o en la ropa, con el fin de que registren señales puras (durante las actividades de la vida diaria) que luego, en el laboratorio, “podremos descifrar y correlacionar con otros estudios, como son las imágenes térmicas de las articulaciones, datos de imágenes ecográficas, impedancia bioeléctrica, densitometría y variables de fuerzas, recorridos, gestos articulares y también valores de laboratorio, que nos permiten conocer niveles en plasma tanto de factores de la coagulación como otros parámetros que influyen en la salud”, explica el investigador de la ETSE-UV Emilio Soria.

El objetivo de este trabajo es “elaborar patrones de conocimiento y así poder monitorizar la actividad física de pacientes hemofílicos, su impacto en la condición física y su relación con la artropatía hemofílica y las comorbilidades derivadas de la actual esperanza de vida”, apunta el doctor Felipe Querol, profesor titular del Departamento de Fisioterapia de la Universitat de València y médico adjunto del Hospital La Fe.

Para monitorizar el grado de cumplimiento de la actividad y su reflejo en la mejora de los pacientes, esta investigación “va a tener un impacto directo en el sistema sanitario pues la hemofilia constituye una de las enfermedades más difíciles de tratar y más caras del sistema sanitario”, agrega Querol, quien recuerda que reducir la influencia sobre los pacientes de dicha dolencia puede, en primer lugar, mejorar su calidad de vida y, en segundo, “disminuir los costes sanitarios asociados. La calidad de vida de estos pacientes ha mejorado en los últimos años gracias a los avances en nuevos fármacos y terapias pero, lo que se ha demostrado, es que dicha calidad depende directamente de la actividad física que realicen”, concluye.

Dispositivos mocroeléctricos individualizados

Como novedad tecnológica en este proyecto, destaca la participación de la multinacional líder de fabricación de dispositivos microelectrónicos Analog Devices (ADI) con sede en Valencia. Su implicación consiste en proporcionar acelerómetros de última generación, así como apoyar los nuevos sistemas de adquisición específicos para esta aplicación. Estos dispositivos van a permitir el desarrollo de algoritmos para determinar el tipo de actividad física que se está realizando (andar, subir escaleras, etcétera).

Los acelerómetros, sensores y procesadores de ADI permiten adquirir señales con gran resolución, fiabilidad, y muy bajo consumo lo que les hace ideales para sistemas médicos portátiles. En concreto, como indica el profesor de la ETSE-UV y responsable del Centro de Diseño de Analog Devices en Valencia, Javier Calpe, “el ADXL384 es un acelerómetro triaxial de consumo ultrabajo y gran sensibilidad”. ADI tiene como objetivo prioritario el desarrollo de circuitos integrados para aplicaciones en el ámbito de la salud tanto para equipos de diagnóstico como para dispositivos de monitorización personal.

Línea de investigación específica

La Facultat de Fisioteràpia de la Universitat de València tiene abierta una línea de investigación en la hemofilia y presta especial atención a la formación pre y posgrado de esta patología cuyo estudio permite, además de facilitar los cuidados de estos pacientes, interesantes avances en otras patologías extremadamente frecuentes como la artrosis. El Departamento de Fisioterapia colabora directamente con la Unidad de Hemostasia y Trombosis del Hospital Universitario y Politécnico La Fe, que es Unidad de Referencia en esta patología y centro de formación mundial reconocido por la World Federation of Haemophilia, al que acuden sistemáticamente profesionales de otros países para ser formados en el diagnóstico y el tratamiento.

La hemofilia es una enfermedad congénita, ligada al cromosoma X, es decir que transmite la mujer y padece el hombre y en la que, como consecuencia de un déficit de factores de la coagulación, se producen hemorragias que solo pueden detenerse mediante la administración del factor carente. Es una enfermedad rara, la padecen 1-2 personas de cada 10.000 nacidos vivos y puede presentarse sin antecedentes familiares a consecuencia de mutaciones genéticas.

Las hemorragias más frecuentes se producen en las articulaciones y en individuos sin el tratamiento adecuado provocan, desde muy temprana edad, un proceso degenerativo conocido como artropatía hemofílica. El 80% de la población mundial no tiene acceso al tratamiento hematológico y su esperanza de vida además de corta, lleva implícita la discapacidad física. “Para expresar gráficamente el problema articular la rodilla de un niño de nueve años puede parecerse a la de un anciano artrósico de ochenta y, desafortunadamente, este problema todavía existe”, ilustra Felipe Querol.

Este proyecto se enmarca dentro de lo que se conoce como ‘Internet of Everything’. Todo está actualmente interconectado, por tanto, permite extraer conocimiento de la ingente cantidad de información que se dispone a través de diferentes dispositivos, en este caso lo que se conoce como dispositivos para vestir (‘wearables’) para conocer el grado de cumplimiento de los ejercicios físicos.