UNIVERSIDAD PONTIFICIA COMILLAS

· Miguel Poiares Maduro defendió el control del déficit y la unión presupuestaria durante el II Congreso Internacional “Desafíos del constitucionalismo ante la integración Europea”, que se celebra en la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE

· El político portugués abogó por cambiar la naturaleza de los ingresos de la Unión Europea, para pasar “de la transferencia entre estados a la distribución”

· , Secretario de Estado para la Unión Europea, clausurará hoy el congreso a las 12:30 horas, en la sede central de la universidad, Alberto Aguilera, 23

La disciplina presupuestaria es necesaria para garantizar unión, pero no suficiente para afrontar por sí sola la actual crisis europea, según Miguel Poiares Maduro, Ministro de Desarrollo Regional y Adjunto al Primer Ministro de Portugal, que defendió que la unión monetaria tenga capacidad presupuestaria propia durante su intervención en el II Congreso Internacional “Desafíos del constitucionalismo ante la integración Europea”, que se está celebrando en la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE, organizado en colaboración con el Seminario Italo Spagnolo y la Facultad de Derecho del Alma Mater Studiorum-Università di Bologna.

“Reformar la capacidad presupuestaria es lo más justo y lo más legítimo, y protegerá la Unión Europea. Los recursos propios ayudarán a legitimarla”, defendió el Ministro portugués. Esta unión presupuestaria requiere cierta forma de unión política, “Europa necesita una capacidad política reforzada”, reconoció. Además, Poiares Maduro abogó por cambiar la naturaleza de los ingresos de la Unión Europea, para pasar “de la transferencia entre estados a la distribución”.

“La Comisión Europea tiene que ser capaz de apoyarse en una legitimidad política, que procede de su nexo con las elecciones”, lo que ha empezado a fraguarse con las últimas elecciones europeas, en las que los ciudadanos votaban por un candidato a presidente de la Comisión, propuesta que, según dijo, su país fue el primero en apoyar. “La cultura y el desarrollo políticos son los primeros déficits democráticos europeos”, denunció. “Ofrecemos a los europeos la posibilidad de elegir entre alternativas para Europa, o su única opción será estar a favor o en contra”, aseguró.

Los países deudores, como Portugal, Italia o España, todos representados en el congreso universitario, tienen que recuperar la credibilidad para volver a tener autoridad e influencia en el proceso europeo. Primero, deben resolver sus problemas internos, lo que ya están consiguiendo; después, recuperar credibilidad y, en consecuencia, la autoridad para ir a los otros países y pedirles que cumplan su parte, explicó.

“Esta crisis financiera y económica es también política y social, tanto en la Unión Europea, como en cada uno de los estados miembros”, afirmó. Esta distinción es muy importante para Poiares Maduro, porque “los desafíos democráticos son de la Unión Europea, pero también de las democracias nacionales”. Para el Ministro, el origen de la crisis económica y financiera está en fallos del Estado y del mercado, basados en carencias democráticas que no se supo prever. “La crisis es expresión de deficiencias democráticas, de los estados y de la Unión Europea”, insistió.

Déficits de democracia

Identificó el político portugués dos tensiones democráticas asociadas al déficit presupuestario, una en el ámbito de la unión y otra a escala interna. “La principal justificación para la disciplina presupuestaria es que, si no existe en un Estado, puede tener efectos en otros”, dijo, para el primer caso. Para el segundo, recordó que cuando una comunidad de individuos toma decisiones que van más allá de su horizonte temporal [endeudamiento a largo plazo], está hipotecando el futuro de otros ciudadanos. “Lo que justifica la disciplina presupuestaria en la zona euro también responde a la corrección de un problema democrático interno: la política responde más a los incentivos a corto que a largo plazo”, afirmó. Nos encontramos, por tanto, ante una “asimetría democrática” interestatal e intergeneracional.

Los problemas democráticos de la Unión Europea están también originados por la falta de comprensión de los estados miembros de las consecuencias de la interdependencia. “Cuando se habla de integración política, yo digo que la Unión Europea ya está integrada, porque es interdependiente. La única cuestión pendiente es la forma de gobierno que se quiera dar a esa interdependencia”, aseveró. Las democracias nacionales ya no pueden responder a los retos planteados por una Unión Europea y un mundo interdependientes: “La falta de solidaridad es menos producto de la falta de identidad, que de la falta de interiorización de los beneficios de la integración”.

Estableció también una serie de condiciones para responder a la crisis actual y construir una gobernanza europea eficaz y legítima. Se necesita “autoridad política detrás del euro y de la Unión Europea”, y que esta sea “responsable y transparente”; restablecer “la confianza mutua entre estados y ciudadanos europeos”, hacer visibles para los ciudadanos “los beneficios y consecuencias democráticas de la interdependencia, no con campañas de comunicación sino con políticas concretas”; legitimar “la solidaridad financiera y económica relacionada con la riqueza de toda la integración, y no de algunos estados”, y culminar “la integración política para legitimar las transformaciones y la solidaridad financiera”.

Congreso

El II Congreso Internacional “Desafíos del constitucionalismo ante la integración Europea”, ha estado promovido por el Seminario Italo Spagnolo, un grupo de estudio creado en 2011 por iniciativa de jóvenes investigadores españoles e italianos, dentro del ámbito de colaboración entre la Facultad de Derecho del Alma Mater Studiorum-Università di Bologna y el Real Colegio de España.

Durante tres días, se han reunido en Comillas ICAI-ICADE jóvenes investigadores y profesores veteranos del ámbito del Derecho Constitucional, en un espacio de reflexión y trabajo sobre el futuro de la Unión Europea y las consecuencias que tiene para los textos constitucionales y, por tanto, la política de los estados miembros.

Temas como la Constitución Europea, los desafíos de la integración, su proceso y forma de gobierno; la economía y la sostenibilidad financiera, el diálogo judicial, la tutela de derechos, las autonomías territoriales, el estado del bienestar o la ciudadanía europea están siendo analizados y debatidos.

Íñigo Méndez de Vigo, Secretario de Estado para la Unión Europea, clausurará hoy el congreso a las 12:30 horas, en la sede central de la universidad, Alberto Aguilera, 23.