UNIVERSITAT JAUME I

La Universitat Jaume I ha celebrado la jornada «Clientelismo en la prostitución y su prevención» organizada por la Conselleria de Bienestar Social, a través de la Dirección general de Familia y Mujer, con la Facultad de Ciencias de la Salud y la Unidad de Igualdad. El acto de inauguración ha contado con la presencia de la vicerrectora de Planificación Estratégica, Calidad e Igualdad, M. José Oltra; la directora de la Unidad de Igualdad, Mercedes Alcañiz; el decano de la Facultad de Ciencias de la Salud, Rafael Ballester, y la directora territorial de la Conselleria de Bienestar Social, Pilar Badenas.

La conferencia inaugural ha sido a cargo de Pedro Salmerón, profesor asociado de la Universitat Jaume I y psicólogo en Tú-Yo Psicólogos, quien ha abordado la situación actual de la prostitución y el clientelismo. Salmerón ha puesto de relieve la carencia de estudios sobre los clientes de la prostitución, concretamente, tan sólo un 1% analiza esta parte fundamental, en gran parte por la dificultad de acceso a los clientes.

En esta línea, Salmerón ha aportado algunos datos sobre el consumo de servicios sexuales. Según estudios europeos, un 11% de los hombres españoles son consumidores de los servicios sexuales frente a un 3% de media europea. Por otra parte, según la Encuesta de salud y Hábitos Sexuales en España realizada en 2003 el 27% de los españoles encuestados entre 18 y 40 años habían tenido alguna vez relaciones sexuales pagadas. Así mismo, otro estudio reciente del Instituto de Salud Carlos III refleja que la frecuencia media anual era de 30 ocasiones con un intervalo de una a 250 veces.

Así mismo, ha explicado que hay estudios que han analizado las características de personalidad o motivaciones de los clientes. En cuanto a las motivaciones, Salmerón ha apuntado algunas de las principales: posibilidad de realizar prácticas sexuales diferentes; las fantasías sexuales; tener sexo de una forma rápida y sin complicaciones; tener sexo con diferentes personas; atracción por la prostitución por su naturaleza ilícita; no tener otra posibilidad de tener relaciones sexuales; como expresión de poder sobre la mujer o para buscar amor, compañía o amistad, entre otras.

No obstante, Salmerón ha apuntado que establecer un perfil de cliente es muy complejo y se tiene que ir más allá de la criminalización para incidir más en la educación en el respeto y la igualdad. En esta línea, ha destacado las campañas de sensibilización de los clientes que han llevado a cabo desde diferentes asociaciones.

Finalmente, ha destacado la necesidad de visibilizar a otros colectivos que también ejercen el trabajo sexual a parte de las mujeres como son los trabajadores masculinos del sexo o los transexuales. Según Salmerón, ocultar esta realidad supone minar los derechos de estas personas. Así, ha apuntado que si se niega la existencia de estos colectivos difícilmente se analizarán sus necesidades ni se podrán poner en marcha estrategias eficaces adaptadas a sus carencias diferenciadas.