UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– Según Markus Kinateder, información y transparencia hacia los clientes resultan claves para evitar reacciones en cadena

El profesor y director del Master in Economics and Finance de la Universidad de Navarra, Markus Kinateder, ha publicado recientemente un artículo en el Journal of Financial Stability. El texto, escrito junto con el húngaro Hubert János Kiss, aborda la manera de evitar situaciones de pánico bancario.

El pánico bancario (en inglés bank run o run on the bank) es “una retirada masiva de depósitos bancarios llevada a cabo por gran cantidad de clientes”, explica el profesor de la Facultad de Económicas. La situación puede llevar a la entidad a la bancarrota, “y si varias entidades de un mismo sistema bancario sufren situaciones de pánico bancario se puede dar una reacción en cadena que genere una crisis sistémica”, que puede afectar a todo el capital bancario de un país, apunta.

Esto ocurrió, por ejemplo, el 16 de marzo de 2013 en Chipre. Las autoridades del país europeo establecieron un ‘corralito’ (limitación de la retirada de capital) hasta el 25 de ese mismo mes. Se bloquearon los depósitos bancarios y se cerraron las oficinas con el objeto de evitar la retirada masiva de depósitos y un previsible pánico bancario ante la imposición por los ministros de Economía de la UE de un gravamen a los depósitos bancarios. A cambio de dicho gravamen, la Eurozona pactó una ayuda de 10.000 millones de euros para evitar la bancarrota del país. Aunque los bancos estuvieron cerrados los cajeros automáticos vieron agotadas sus reservas en dinero líquido.

Los autores de la investigación parten de la base de la ineficiencia que supone en el mercado que bancos sanos soporten situaciones de pánico bancario. De este modo, proponen un modelo teórico en el que el equilibrio es una situación libre de pánico bancario, siempre y cuando los individuos puedan decidir de manera secuencial si mantener o retirar el dinero en el banco así como conocer si es un banco sano.

El artículo subraya “la importancia de la disponibilidad de información y la transparencia para la toma de decisiones” y analiza cómo las actuaciones de los depositantes afectan a las siguientes actuaciones de otros depositantes. Demuestran con un modelo teórico que es posible, para los bancos sanos, evitar las situaciones de pánico bancario.

Estos dos investigadores desarrollan en el artículo una aportación al tradicional modelo bancario Diamond-Dybvig sobre la posibilidad de evitar las situaciones de pánico bancario.