UNIVERSIDAD DE DEUSTO

Este colectivo considera clave mantenerse psicológicamente activos y formarse adecuadamente para las necesidades del mercado actual

“Estamos en una rotonda dando vueltas y necesitamos carteles para salir de ella. Y no es que no sepa conducir”. Así dicen sentirse los desempleados de larga duración que han participado hoy, 10 de diciembre, en un World Café celebrado en la Universidad de Deusto. El objetivo de este encuentro, organizado por Deusto Innovación Social, en el marco de una investigación que se está realizando conjuntamente con la Diputación Foral de Bizkaia sobre este colectivo en Bizkaia, dentro del convenio BizkaiKab, era lanzar propuestas para mejorar la empleabilidad de estas personas.

Estos desempleados han lamentado que, a la hora de buscar empleo, se encuentran con pocas ofertas, un mercado laboral saturado o falta de trasparencia en algunos procesos de selección. Creen que los servicios de empleo públicos y privados no dan respuesta a las necesidades y los perfiles demandados exigen una formación muy específica con una exigencia muy alta que requiere de una formación cuyo coste es elevado. Además, aseguran que hay un cambio en los aspectos que se valoran y observan discriminación negativa en base a género, edad o situación familiar.

Para mejorar dichas dificultades, los participantes en el World Café han sugerido la necesidad de una adaptación, por parte de todos, a las necesidades actuales (horarios, puestos, jornadas…). A las empresas, les recomiendan crear empleo a media jornada, economizar costes y la apuesta por los autónomos o el trabajo desde casa, manteniendo unas condiciones laborales dignas. También han criticado el papel de los sindicatos, que consideran están fuera de la realidad y no les defienden ante situaciones de despido.

A las instituciones les sugieren que subvencionen a personas desempleadas de larga duración, suban el salario mínimo, eviten duplicidades y haya mayor coordinación entre organismos, además de una revisión de los recursos disponibles y control de las ayudas para evitar la picaresca. Igualmente, han lanzado algunas propuestas para los servicios de orientación como que se personalice este servicio, se apueste por el mentoring y tutoría/seguimiento o se trabaje la falta de interés. Creen igualmente que deberían ofrecer un trato más cercano para conocer el potencial de los desempleados y sacar el máximo provecho. Las ayudas a la formación y emprendimiento, con programas específicos para mujeres, también se han citado como buenas ideas.

Por su parte, los desempleados de larga duración consideran clave el mantenerse psicológicamente activos: networking (online y offline), formación constante, agenda activa (timing diario), autocrítica, mantener actitud de apertura, optimismo… Asimismo, creen necesario la educación y formación para ponerse en el lugar del que ofrece empleo: saber venderse, hablar en público, preparar el currículum, hacer entrevista, lenguaje no verbal, inteligencia emocionales… A su juicio, se encuentran en una época de cambio a la que tienen que adaptarse.

Todos coinciden que hay que ser más asertivos, más naturales… “Quitar la pose” Ser natural, ser como es. Saber venderse tus cualidades, no las que no tienes. También se ha de comunicar a la red de conocidos la situación y hacer foros, grupos de debate, con empresas… con perfiles afines, segmentando el mercado por sectores y grupos para buscar sinergias.