UNIVERSIDAD DE MÁLAGA

El psicólogo Javier Urra Portillo es ya Miembro de Honor de la Asociación de Antiguos Alumnos de la Universidad de Málaga, distinción que ha recibido hoy dentro del almuerzo-coloquio ‘Foro Alumni-UMA’ que se ha celebrado en el Hotel Málaga Palacio.

Urra, que es profesor de Ética y Deontología en el Centro Universitario Cardenal Cisneros, dependiente de la Universidad Complutense de Madrid, ha pronunciado una amena charla en la que, bajo el título ‘Cómo encarar la vida para sentirla vivida’, ha desgranado algunos pensamientos relativos a la importancia que se le da a determinadas cosas y la distancia que hay que tomar con respecto a no pocos problemas.

Ante un auditorio compuesto mayoritariamente por psicólogos y antiguos alumnos de la UMA, Urra ha declarado ser “un tipo optimista, pese a trabajar con gente que ha hecho cosas deleznables”. No hay que olvidar que durante cinco años (1996-2001) fue Defensor del Menor en la comunidad autónoma de Madrid y que es psicólogo forense en la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia y Juzgados de Menores.

“La única pregunta inteligente al final de la vida es interrogarse sobre si la existencia de uno ha merecido la pena”, prosiguió Urra, que utilizó la figura y el libro del Quijote para referirse a temas candentes de la actualidad. “La esperanza es una obligación ética. Si se vive solo en la realidad, es insano”, señaló, para, a continuación, afirmar que lo esencial a la hora de trabajar con menores conflictivos “es el afecto”. “Ahora, en la sociedad, hay muchas ganas de linchamiento y debemos convencernos de que lo más importante es la educación, pero para afrontarla hay que levantar raíces, no arrancar hojas”.

El homenajeado recibió su distinción de manos del presidente de la Asociación de Antiguos Alumnos de la Universidad de Málaga, Carlos de las Heras, a su vez vicerrector de Relaciones Instituciones de la UMA.

Javier Urra es presidente de la Comisión Deontológica del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid y presidente de la Asociación Iberoamericana de Psicología Jurídica. Es autor, a su vez, de numerosos libros y manuales, entre ellos los que llevan por título ‘El pequeño dictador’, ‘Mis hijos y las nuevas tecnologías’, ‘Adolescentes en conflicto’ y ‘Educar con sentido común’.

Con el reconocimiento a este destacado psicólogo forense, la Asociación cuenta ya con seis alumnos y miembros de honor. Le precedieron Antonio Vázquez, Salvador Díaz Cano, Pedro Ramírez, Diego Carcedo y Rafael Rodríguez.