UNIVERSIDAD CATÓLICA DE VALENCIA

El estudio se ha presentado durante la III Jornada Científica de la Cátedra UCV Umivale de Innovación e Investigación en Patologías del Trabajo

Un estudio de la Cátedra Umivale de Innovación e Investigación de Patologías del Trabajo de la Universidad Católica de Valencia (UCV), en colaboración con el INVASSAT (Instituto Valenciano de Seguridad y Salud en el Trabajo) y Valora Prevención, servicio de prevención ajeno con acreditación nacional, ha constatado que el 10 por ciento de los trabajadores del sector de la distribución pueden desarrollar el Síndrome del Túnel Carpiano, así como que los principales puestos de trabajo asociados a su aparición son la pescadería y la charcutería-carnicería.

La investigación, que ha sido codirigida por Ruth Garrido, de Umivale, y Joaquín Andani, director de esta Cátedra, ha sido presentada hoy en el marco de la III Jornada Científica de la Cátedra UCV Umivale de Innovación e Investigación en Patologías del Trabajo en el Campus de Valencia-Santa Úrsula de la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir”.

Este síndrome es una neuropatía periférica que ocurre cuando el nervio mediano, que abarca desde el antebrazo hasta la mano, se presiona o se atrapa dentro del túnel metacarpiano, a nivel de la muñeca. El túnel metacarpiano es un pasadizo estrecho y rígido del ligamento y los huesos en la base de la mano que contiene los tendones y el nervio mediano, según fuentes de la UCV.

Según esta investigación, en las mujeres “es nueve veces más probable que aparezca la enfermedad, que en los hombres”. Además, también afecta que el trabajador sufra de obesidad, hipertiroidismo o menopausia. En cuanto a la edad de aparición, por cada 5 años aumenta un 1’3 veces la probabilidad de padecerlo.

El estudio señala que en 2013 el 21 por ciento de las enfermedades profesionales que se declararon fueron debidas a la ejecución de posturas forzadas, y a la flexión y extensión forzada de muñeca, principales tareas a las que va asociado la aparición del Síndrome.

Ante el aumento de trabajadores que desarrollaban esta enfermedad profesional en el sector de la distribución, la Cátedra UCV Umivale “decidió poner en marcha esta investigación con el propósito de estimar su incidencia, los factores adyacentes, y buscar medidas preventivas a su aparición”.

Para el muestreo, se escogieron a más de 500 trabajadores de diferentes empresas de la distribución. El estudio ha durado dos años, y en él se han analizado los datos recogidos a partir de la historia clínica laboral, y la exploración a todos los individuos.

Entre las principales recomendaciones que realizan estos expertos a las empresas figuran la puesta en marcha de campañas para prevenir la obesidad, y la detección y control del hipertiroidismo, así como facilitar consejos ergonómicos para los diferentes puestos.

Además, durante esta jornada también se ha presentado otro estudio que está llevando a cabo la Cátedra sobre el estudio de la fibromialgia. Esta investigación tiene como principal objeto el estudio de diferentes biomarcadores diagnósticos de enfermedad, a diferencia de los criterios clínicos que se utilizan actualmente para su diagnóstico.

El acto ha sido presidido por Teresa de Rojas, directora general de Ordenación, Evaluación, Investigación, Calidad y Atención al Paciente de la Consellería de Sanitat; Germán Cerdá, decano de la Facultad de Medicina y Odontología de la Universidad Católica de Valencia; Antonio Carbonell, director científico de Umivale; y por Joaquín Andani, director de la Cátedra.

CÁTEDRA UCV UMIVALE

Umivale Mutua es una entidad colaboradora de la Seguridad Social, que en 2013 contó con 537.758 trabajadores protegidos, 38.700 empresas asociadas y 218 centros asistenciales en toda España.

La misión de la Cátedra Umivale en Innovación e Investigación en Patologías del Trabajo es “ser una institución académica universitaria capaz de influir en la sociedad, en el ámbito de la gestión de la investigación, innovación y gestión del conocimiento en Patologías del Trabajo en España”.

La visión de la Cátedra es constituirse como una “institución de referencia en Patologías del Trabajo en España, en los ámbitos formativo, profesional, académico, investigador e innovador”. Pretende recoger “todas las experiencias y conocimientos, tanto nacionales como internacionales; así como servir de plataforma de la investigación e innovación en esta área de conocimiento”.

Los valores que se pretenden impulsar desde la Cátedra de Innovación e Investigación en Patologías del Trabajo pueden agruparse en dos categorías. En primer lugar, aquellos que se dirigen a los profesionales, tales como capacitación continua e integral, mejora de la competitividad profesional y conservación y protección del medio ambiente. En segundo lugar, los que se dirigen a la sociedad, como por ejemplo, compromiso con la organización, innovación (búsqueda de nuevas ideas, tecnologías y procedimientos que mejorar la actuación de los profesionales) y mejora de la calidad de vida de los ciudadanos. (AVAN)