UNIVERSIDAD DE JAÉN

Juristas de las universidades de Jaén, Granada, Almería, Córdoba, Sevilla, Murcia y Alicante, que participan en el proyecto de excelencia de la Junta de Andalucía “El fraude en el deporte”, (SEJ 6512), han emitido un comunicado donde rechazan la violencia en el deporte e instan a articular medidas “para perseguir y para expeler a los violentos del mundo deportivo, al que claramente no pertenecen”.

En un comunicado redactado durante la reunión plenaria del Proyecto de Investigación de Excelencia de la Junta de Andalucía “El fraude en el deporte”, todos los integrantes del mismo mostraron su más firme rechazo y repulsa “a los hechos violentos en el deporte”, y respaldaron y apoyaron “cualquier medida, como la que están tomando actualmente algunos clubes españoles que expulsan a sus socios violentos”.

Ante la reciente aparición de nuevos e inaceptables focos de violencia, estos juristas afirman que conceptual y naturalmente el deporte es radicalmente contrario a cualquier manifestación de violencia, racismo o intolerancia”. Así, recuerdan que la exposición de motivos de la Ley Andaluza 6/1998, de 14 de diciembre, del Deporte afirma que «la práctica deportiva constituye hoy un fenómeno social de especial trascendencia; por una parte, se ha confirmado su importancia como elemento coadyuvante a la salud física y mental de quienes lo practican, por otra parte, se ha revelado como un gran factor de corrección de desequilibrios sociales, crea hábitos favorecedores de la inserción social, canaliza el cada vez más creciente tiempo de ocio y fomenta la solidaridad mediante su práctica en grupo o en equipo» es un evidente indicador de la incompatibilidad que tiene la violencia, intolerancia y xenofobia con el deporte.

Para estos especialistas, la legislación en España en los últimos años “ha incrementado de forma adecuada, aunque con una técnica no necesariamente idónea, los mecanismos de represión y lucha contra estas inaceptables manifestaciones violentas”. En tal sentido, la modificación de los artículos 557, 558 y 633 del Código Penal por medio de la Ley Orgánica 15/2003, de 25 de noviembre, la aprobación de la Ley 19/2007, de 11 de julio de 2007, contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte, y otras iniciativas legislativas de ámbito estatal o autonómico, “han conformado un nuevo avance para su erradicación”, señalan los juristas en un comunicado.

Sin embargo, a pesar de la mayor concienciación social y de la implicación de todos los sectores públicos, los lamentables hechos acaecidos en las últimas semana “exigen un mayor compromiso por todos los responsables políticos y deportivos que, con la premisa de tolerancia cero ante manifestaciones de estas características, deben impulsar nuevas medidas que permitan la persecución y sanción en vía penal, administrativa y disciplinaria de conductas que fomentan la violencia, la intolerancia, el racismo y la xenofobia en el deporte”.