UNIVERSITAT DE VALENCIA

El Grupo de Investigación en coordina European Dry Eye Network (EDEN) en el que participan cuatro centros académicos, la cadena europea de hospitales Optegra y diversas multinacionales del sector

El Grupo de Investigación en Optometría de la Facultat de Física (GIO) ha conseguido la coordinación de un proyecto europeo de 2,5 millones de euros para cuatro años con el fin de mejorar el diagnóstico y el tratamiento del ojo seco. Profesores del Departamento de Óptica desarrollarán la iniciativa European Dry Eye Network (EDEN) en la que participan cuatro centros académicos –la Universitat de València, la Aston University (Reino Unido), la Universidad Complutense de Madrid (España) y el Institute of Biomedical Engineering and Instrumentation de la Politechnika Wroclawska (Polonia)- además de la cadena europea de hospitales Optegra y diversas multinacionales del sector.

El investigador principal de EDEN, David Madrid, asegura que este proyecto tendrá “un importante impacto en salud pública porque el ojo seco tiene una etiología multifactorial y, en la actualidad, no existe ninguna herramienta efectiva para su diagnóstico, lo que origina que a menudo no se puedan prescribir tratamientos cien por cien eficaces”. De hecho, el ojo seco es una de las causas más comunes de consulta oftalmológica en los países desarrollados. Se estima que aproximadamente el 30% de los pacientes que visitan a un oftalmólogo o a un optometrista tienen síntomas compatibles con el ojo seco.

Aunque esta patología afecta a personas de todas las edades y sexo, su prevalencia incrementa con la edad. Además, “diferentes estudios han puesto de manifiesto que con el marcado envejecimiento de la población en los países desarrollados, el número de personas con ojo seco se incrementará sustancialmente en los próximos años”, avanza Madrid. A su vez, otros factores también influyen en esta dolencia como el uso de ordenador, las lentes de contacto y la cirugía refractiva (miopía, cataratas). “La exposición a aires acondicionados, la contaminación o los ambientes con baja humedad -coches, aviones, oficinas, centros comerciales- provocan un aumento de la evaporación de la lágrima y, en consecuencia, agravan la intensificación de los signos y síntomas del ojo seco”, agrega el investigador del Departamento de Óptica.

Este proyecto europeo está compuesto por diferentes líneas de investigación englobadas en tres bloques de trabajo. Por un lado, se busca la creación de nuevos sistemas que permitan diagnosticar de manera objetiva y no invasiva las diferentes etiologías del ojo seco. Por otro, se estudiará el efecto de nuevos tratamientos. Y finalmente, se analizarán factores de riesgo que pueden favorecer el desarrollo de esta patología e incrementar su sintomatología.

NUEVAS TÉCNICAS Y FÁRMACOS

La Universitat de València, además de la coordinación, se va a centrar en el análisis de biomarcadores en la lágrima de pacientes sanos con el objetivo de poder realizar un diagnóstico precoz del ojo seco. También evaluará los cambios inducidos en la lágrima por las lentes de contacto y por diferentes cirugías oculares.

Entre las diversas actuaciones de EDEN destacan la liderada por la Aston University, donde se creará un modelo de ojo artificial para experimentar tratamientos y se llevará a cabo un análisis epidemiológico de prevalencia de la enfermedad. En el Instituto de Ingeniería Biomédica, de la Wroclaw University de Polonia, se desarrollarán nuevas técnicas para analizar de manera objetiva y no invasiva la película lagrimal. Y, por su parte, la Universidad Complutense de Madrid avanzará en la formulación de un nuevo fármaco.

El proyecto EDEN se ha obtenido en la convocatoria Excellent Science del Programa Horizonte 2020 de la Unión Europea y se integra en el programa Marie Sklodowska-Curie Innovative Training Networks (ITN). En EDEN se contratarán diez científicos predoctorales. Además se creará un doctorado conjunto entre las instituciones académicas involucradas en esta red, de tal forma que las diez personas contratadas obtendrán el título de doctor por al menos dos universidades europeas de diferentes países.

ALTA COMPETITIVIDAD

La directora técnica de la Oficina de Proyectos Europeos de la Universitat de València (OPER), Àngels Sanchis, subraya la alta competitividad de estas convocatorias europeas dedicadas a las redes de investigación debido a la elevada financiación que implican. De hecho, solo han logrado fondos ocho propuestas en el actual proceso ITN y la segunda más valorada ha sido EDEN, con 2,5 millones de euros.

Este proyecto del Grupo de Investigación en Optometría, liderado por el profesor David Madrid, “es el primero que la Universitat de València consigue en esta modalidad que implica el desarrollo de un doctorado conjunto, con ello, gracias a EDEN somos pioneros en ofrecer títulos conjuntos desde una red europea que, además, coordina nuestra universidad, sin olvidar que ya tenemos una ITN de doctorado industrial, dirigido por la profesora de ingeniería química Carmen Gabaldón”. Sanchis añade la relevancia de que desde iniciativas europeas como esta se trabaje también en colaboración con Postgrado porque “junto con la necesidad de impulsar la investigación, debemos tener presente que la docencia es una de las misiones básicas de la universidad”.

OCHO MILLONES EN DOS AÑOS

El GIO de la Facultat de Física de la Universitat de València se ha convertido en uno de los grupos de investigación internacional con mayor cantidad de financiación. En menos de dos años ha conseguido más de ocho millones de euros para llevar a cabo su actividad en el campo de la miopía, acomodación, presbicia, cataratas y ojo seco. El director del grupo, Robert Montés, indica que las actuales investigaciones que mantienen activas se encuentran entre las principales líneas de interés de la Unión Europea, cuyo programa Horizonte 2020 “promociona además de la innovación, la participación industrial, una característica fundamental en las solicitudes de nuestro grupo”. “La ciencia de excelencia financiada por el Consejo Europeo de Investigación (ERC) o por las actividades Marie Curie son nuestra base de trabajo”, concluye.