UNIVERSITAT DE VALENCIA

La Universitat de València tendrá en 2015 un presupuesto de 319 millones de euros (-0,10% con respecto a 2014), con una estabilización de los ingresos por tasas, y una reducción del 15% en ingresos por contratos y convenios con empresas e instituciones. Las cuentas prevén reducir la deuda financiera de la institución en 113,95 millones de euros, por aplicación del nuevo convenio con la Generalitat. Así se recoge en el proyecto aprobado este lunes por el Consell de Govern, que deberá ser ratificado por el Consell Social.

La subvención ordinaria de la Generalitat será de 225,87 millones de euros, exactamente igual que en 2014, a la cual se añaden 2,53 millones para financiar el resarcimiento de parte de la paga extraordinaria de 2012. La recaudación por tasas se estabilizará en 2015, junto con las otras partidas de ingresos.

En cuanto a los gastos, el presupuesto incluye la previsión de dos pagas extraordinarias, y el pago de la parte del extra de 2012, que será efectiva a finales de enero de 2015. Se incluye también una previsión para incorporar en la estructura retributiva del PAS la carrera profesional implantada en el ámbito de la Generalitat.

Por otro lado, el aumento de la tasa de reposición de la plantilla hasta el 50% (los últimos años era del 10%) supondrá un incremento importante en el apartado de los fondos destinados a la ampliación y promoción de plantilla.

El presupuesto ha sido presentado por el gerente, Joan Oltra, y el vicerrector de Economía, Juan Luis Gandía. Según sus datos, durante 2014 se han sufrido graves dificultades de tesorería, que han forzado la institución a destinar recursos a los gastos financieros por un importe sensiblemente superior a las que son necesarias (a pesar de que estaban previstas). Ahora bien, la firma de la reformulación del convenio de 2008 con la Generalitat, que supone disminuir la deuda financiera de la Universitat de València en 113,95 millones de euros, reducirá los gastos financieros.

No obstante, las tensiones de tesorería continúan siendo previsibles para el año que viene en cuanto a la recepción de los fondos mediante la fórmula del ‘confirming’, y por eso se ha consignado una cantidad menor que en 2014 (0,78 millones en 2015 enfrente los 3,15 millones en 2014), y también previendo un cierto retraso respecto de la deuda reciente.

La Universitat mantendrá el esfuerzo en reducción de gastos, como por ejemplo los consumos de energía, y continuará pidiendo un esfuerzo a todos los sectores de la institución. Así, los presupuestos de centros, departamentos e institutos tuvieron una reducción de 5% en 2008, otro 5% en 2009, ningún crecimiento en 2010 y 2011, 10% en 2012, 7% en 2013, 5% para 2014, y se mantienen con 0% para 2015.

Al resto de servicios se los ha pedido el mismo comportamiento, y se ha hecho una previsión suficiente para las obras de mantenimiento, incluyendo una partida por importe de 1,3 millones provenientes de la revisión del convenio de saneamiento de 2008 para nuevas infraestructuras.

Por otro lado, se mantienen las aportaciones de fondos propios hacia la investigación, procurando un efecto estabilizador automático que se podría retirar cuando la situación económica sea mejor y se recuperan sendas anteriores, en un intento de mantener y potenciar la capacidad investigadora y de transferencia de la Universitat de València.

Las tasas y otros ingresos se reducen -1,51% respecto al año anterior, con una cantidad esperada de 56,20 millones de euros por tasas por estudios de grado y posgrado. El resto de recaudación corresponde a otras tasas por estudios no reglados y otros ingresos, especialmente 6,80 millones de euros previstos para recaudar en convenios de investigación, cantidad inferior en 1,20 millones de euros a la prevista en años anteriores, como consecuencia del estancamiento de la actividad económica.

Las transferencias corrientes proceden fundamentalmente de las aportaciones de la Generalitat. La previsión contemplada al proyecto de ley de presupuestos de la Generalitat Valenciana de 2015 para la Universitat de València es de 225,87 millones de euros, cantidad idéntica a la del año anterior.

Las inversiones aumentan 14,32% y comprenden las previsiones para atender las obras en curso y las acciones previstas en mantenimiento y nuevas infraestructuras.

La documentación aporta información suficiente para la comprobación de que las cuentas de 2015 cumplen los objetivos de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera recogidos en la LOU, según las disposiciones de la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera.

Seguridad de la información en medios electrónicos

El Consell de Govern ha aprobado también el Reglamento de Seguridad de la Información en Medios Electrónicos de la Universitat de València. Esta norma tiene como objetivo principal garantizar a los usuarios el acceso a la información con la cantidad y calidad que se requiere para el cumplimiento de sus funciones, así como evitar pérdidas de información y accesos no autorizados a la misma.

El documento ha sido presentado por el vice-rector de Economía, Juan Luis Gandía, y por el técnico del área de Protección de Datos Ricard Martínez.

La seguridad se articula en torno a cinco grandes objetivos-principios: la confidencialidad: (la información perteneciente en la Universitat de València tiene que ser conocida exclusivamente por las personas autorizadas, previa identificación, en el momento y por los medios habilitados), la integridad (la información tiene que ser completa, exacta y válida, siendo su contenido el facilidad por los afectados sin ningún tipo de manipulación), la autenticidad (la información es generada por un autor adecuadamente identificado, lo cual incluye el no repudio de la información introducida, pues se garantiza que el emisor es quien dice ser), la disponibilidad (la información está accesible y utilizable por los usuarios autorizados e identificados en todo momento, quedando garantizada su propia persistencia ante cualquier eventualidad), y la trazabilidad (supone que las actuaciones de usuarios autorizados e identificados se pueden rastrear a posteriori para definir quién ha accedido o modificado cierta información).

De acuerdo con el Reglamento, la información de la Universitat de València está clasificada en tres categorías dependiendo de su grado de confidencialidad, y todo trabajador de la institución tiene que ser consciente de esta clasificación: ‘No clasificada’ (esta información puede ser compartida sin restricciones. Tiene carácter público), ‘Restringida’ (es siempre para uso interno y puede ser compartida entre el personal afectado por el presente reglamento con competencia en su tratamiento. Además, la información restringida puede ser catalogada como de difusión limitada. En este caso, puede ser compartida también con terceros interesados como administrados o proveedores vinculados con algún tipo de contrato), ‘Confidencial’ (esta información tiene que ser únicamente compartida entre personal que en virtud de sus funciones tenga que ser conocedor de la misma).

Centro de Idiomas

Previamente al Consell de Govern, se ha celebrado la Junta General del Centro de Idiomas de la Universitat de València, SL. Se han aprobado modificaciones del Estatutos del centro, la mayor parte de carácter técnico, y se ha renovado la composición de los miembros del consejo de administración. La vicerrectora de Estudios y Política Lingüística, Isabel Vázquez, presidirá el consejo, y la secretaria general de la Universitat, María José Añón, será también la secretaria al Centro de Idiomas. El resto de miembros son el vicerrector de Economía, Juan Luis Gandía; el de Políticas de Formación y Calidad Educativa, Ramón López; el de Internacionalización y Cooperación, Guillermo Palau; el gerente de la Universidad, Joan Oltra; el decano de Filología, Traducción y Comunicación, Carles Padilla; el de Economía, Vicent Soler, el delegado del Rector para Estudiantes, Daniel González Serisola; el secretario del Consell Social, Vicente Boquera; y el vocal del Consell Social José Gil.

El rector, Esteban Morcillo, ha aprovechado para agradecer los anteriores miembros del consejo de administración del Centro de Idiomas su tarea de los últimos años, donde se han conseguido unos excelentes resultados económicos y académicos.