UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

La exposición de Bizkaia Aretoa, organizada por la UPV/EHU y la , recoge un centenar de fotografías documentadas

El miércoles, 10 de diciembre, a las 18:00, en Bizkaia Aretoa (Abandoibarra, 3. Bilbao) se inaugura la exposición “”, acto que contará con la presencia de , de la UPV/EHU, , presidente de la Fundación Pablo Iglesias y Octavi Centelles Martí, hijo del fotógrafo. La muestra recoge 105 fotografías, ordenadas cronológicamente y documentadas, que fueron realizadas por Agustí Centelles entre los años 1934-1939. Además, incorpora 81 documentos de prensa y objetos personales, entre ellos su cámara Leica. Esta es la primera vez que se podrá ver en Bilbao obra original de Centelles original, junto con 33 referencias de sus fotografías publicadas en la prensa de Australia (1934-1938).

La muestra, que ha sido organizada por laUPV/EHU y la Fundación Pablo Iglesias, se podrá visitar hasta el 16 de enero de 2015, de lunes a viernes –excepto festivos-, de 9:00 de la mañana a 19:30 horas. La entrada es gratuita.

Por otra parte, el jueves, 11 de diciembre, a las 18:30, el comisario Antón Gasca, ofrecerá la conferencia titulada “Estudio de una secuencia… ¿mito o documentación?” y, a continuación, se realizará una visita guiada por la exposición.

Sobre Agustí Centelles

Agustí Centelles (1909-1985) fue uno de los pioneros del fotoperiodismo preocupado por retratar la realidad, bella o cruda, buscando la sencillez y dando la espalda a las fotos de salón. Cornell Capa equiparó las imágenes, tomadas con una cámara Leica, con las que realizó su hermano Robert. El valor de las fotografías de Centelles también fue respaldado con el Premio Nacional de Fotografía (1984).

En julio de 1934, Centelles, con 25 años, inició su andadura profesional como fotógrafo independiente y en cien días logró publicar sus imágenes en las principales cabeceras de prensa de la época. Retrató la República, la Guerra Civil y la vida en los campos de refugiados de Francia. En 1939 viajó al exilio con una maleta llena con más de 4.000 negativos de 35mm. En 1944, cuando fue evacuado a Andorra por la resistencia, confió ese material a una pareja amiga de Carcassonne con el fin de preservar la identidad de las personas que aparecían en las fotografías. Hasta 1976 no pudo traer su archivo a España y, en aquel año, junto con su hijo Octavi comenzó a positivar los negativos que forman parte de la exposición.