UNIVERSIDAD DE LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

El equipo formado por los investigadores Modesto Castrillón Santana y Javier Lorenzo Navarro, miembros de la División de Robótica y Oceanografía Computacional (ROC) del ( de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria), ha resultado vencedor en la primera competición mundial de reconocimiento de parentesco (Kinship Verification in the Wild), cuyos resultados se han presentado recientemente en la International Joint Conference on Biometrics (IJCB) bajo el patrocinio de IEEE, la asociación profesional internacional de Ingenierías Eléctricas y Electrónicas.

El reconocimiento de parentesco es un problema de notable complejidad incluso para humanos. En esta competición es donde por primera vez se ha construido una base experimental amplia abordando el problema con pocas restricciones, o “in the wild” como se conoce entre los expertos.

La competición consideró cuatro tipos de relaciones de parentesco: padre-hijo, padre-hija, madre-hijo y madre-hija. En una fecha determinada los organizadores proporcionaron a los distintos equipos participantes una colección de muestras ejemplo etiquetadas, con la que cada equipo debía diseñar su sistema de reconocimiento, para posteriormente analizar datos no etiquetados. Finalmente, los equipos contaron con dos semanas para remitir resultados con los datos de competición. Una vez analizados los registros de todos los equipos participantes, fueron declarados vencedores el equipo de la ULPGC empatado con el equipo de la Capital Normal University (China).

En la competición se inscribieron 15 equipos, de los cuales 5 remitieron en el plazo establecido resultados significativos, lo que demuestra la complejidad de la participación. El sistema desarrollado en la ULPGC es un software. Dadas dos imágenes del rostro de dos personas, potencialmente de un progenitor y un hijo o hija, el sistema debe decidir si existe la relación de parentesco entre ambas personas.

Para ello, los investigadores de la ULPGC han trasladado a este problema las experiencias alcanzadas en otros problemas de descripción facial, como el reconocimiento de identidad, sexo, edad, etc. Para cada imagen se calcula una colección de características de texturas, obteniendo una medida de similitud al comparar dos imágenes, que permite al sistema tomar la decisión sobre la relación de parentesco.

La conferencia/congreso International Joint Conference on Biometric se celebró en Estados Unidos, concretamente en Clearwater, Florida. Y es ahí donde se hace público el resultado de la competición.