UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

TransCrea integra las artes expresivas y las conjuga con otras disciplinas como el trabajo y la educación social para favorecer el desarrollo personal

La antigua alumna de la Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla, Cristina Domínguez Vázquez, ha puesto en marcha el proyecto “TransCrea, Transforma&Creando” en el que integra las artes expresivas, conjugadas con otras disciplinas como el trabajo social, la educación social y el psicodrama aplicado a la educación, con el objetivo de favorecer el desarrollo humano y la salud de las personas. Se trata, en concreto, de una idea que utiliza principalmente el teatro social y educativo como método de transformación para favorecer las habilidades sociales y el empoderamiento a través de la creatividad o la espontaneidad de personas de todas las edades, desde niños a mayores.

Su creadora inició el proyecto de lo que hoy es TransCrea Asociación Arte Social Transformador, en el año 2012 después de haber realizado el Curso de Especialista Universitario de Teatro Social e Intervención Socioeducativa de la UPO. “Ahí ya vi lo que podía ser en un futuro TransCrea”, apunta Cristina que ha estado una década formándose en el mundo de las artes escénicas con otros tantos cursos y talleres, que la llevaron incluso a Latinoamérica, donde tomó contacto con el teatro espontáneo o “playback theatre”, la base de lo que será luego su proyecto de TransCrea.

En este sentido, la asociación ofrece diferentes cursos y talleres basados todos en la idea que sustenta el proyecto, la de utilizar las artes expresivas para mejorar la vida de quienes las practican. Las clases de teatro espontáneo -o “playback theatre”, como se conoce en el resto de Europa y EE.UU-, no muy común aún por Andalucía, es desde luego uno de los principales atractivos de TransCrea al aprovechar las ventajas que ofrece este tipo de teatro para incentivar el desarrollo personal tanto de los actores y actrices como del público que acude a las representaciones. Según explica Cristina Domínguez, este tipo de teatro es un “proceso de creación colectiva de los y las participantes, pero de una forma espontánea, es decir, se trata de un tipo de teatro improvisado basado en las historias, sensaciones y recuerdos personales”. Además, este teatro es para todo tipo de personas, ya que los actores y actrices no son profesionales, y tiene una vocación clara de servicio a la comunidad al dar voz a la ciudadanía, a través de las historias de vida personales.

De esta forma, cada obra es única e irrepetible ya que actores, actrices y músicos improvisan la representación dependiendo de las historias que narra y ofrece el público asistente. “Se crea un clima de intimidad con el público y de creación conjunta”, explica la promotora de TransCrea. Con este método de trabajo se consigue no solo potenciar la creatividad de quien la practica al tener que enfrentarse a situaciones inesperadas sino que también favorece la relación con los demás y la capacidad de empatía, entre otros beneficios. “Es un teatro sanador, las personas salen renovadas porque con la espontaneidad acaba saliendo la autenticidad, la forma más genuina de experimentarse en libertad”, asegura Domínguez.

Junto al teatro espontáneo, TransCrea desarrolla también la educación emocional en los cursos llamados “Escuelita Creativa”, dirigidos a menores de entre 4 y 10 años, para que vayan tomando contacto con las artes escénicas y se favorezca su desarrollo personal a través de diferentes módulos en los que se trabaja con la danza, la música, el juego, el teatro y las artes plásticas, entre otras herramientas. Igualmente, en esta misma línea, la asociación trabaja en la actividad “Historias Musicadas”, que tiene como objetivo potenciar la interculturalidad y la cultura de la paz entre los niños, gracias a una serie de representaciones, con música incluida, basadas en cuentos de Latinoamérica y África

Los proyectos futuros de TransCrea pasan, además, por continuar extendiendo este tipo de herramientas como método de desarrollo personal, trabajar la prevención de la violencia de género a través del teatro y llevar el teatro emocional a las aulas. Cristina Domínguez, que es también licenciada en Administración de Empresas y está especializada en Cooperación Internacional al Desarrollo, ha impartido conferencias en la UPO sobre teatro espontáneo en el marco de la “Semana Internacional en Desafíos Socioeducativos en la Sociedad Actual”, organizada por la Facultad de Ciencias Sociales de la Olavide, y ha ofrecido también cursos formativos en el extranjero dentro de una serie de convenios de intercambios de la UPO con otras universidades.

Transcrea colabora, además, con otras empresas y asociaciones, y promueve talleres en la propia naturaleza, siempre bajo el prisma de las artes escénicas como método para mejorar tanto las aptitudes personales como las habilidades sociales y emocionales. En todo este tiempo, se han celebrado diferentes cursos y representado obras de teatro en centros de participación activa, asociaciones y escuelas para intentar abarcar a todas las edades. “El problema al principio está en tener visibilidad, que tu trabajo se conozca”, reconoce Cristina tras haber recibido asesoramiento en el departamento de Upoemprende, en el que se ofrece apoyo a todo el talento emprendedor de la comunidad universitaria de la Olavide.