UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

Uno de los impulsores es Adrián Ruiz Vicente, estudiante de la Universidad Pablo de Olavide

Un grupo de jóvenes emprendedores ha creado la empresa Crowdence, una plataforma online con la que cualquier persona puede crear y vender productos personalizados con sus diseños y todo ello sin ningún tipo de inversión y por lo tanto sin riesgo.

Los creadores son cuatro sevillanos, uno de ellos estudiante de la licenciatura conjunta en Administración y Dirección de Empresas y Derecho de la Universidad Pablo de Olavide, Adrián Ruiz, junto al estudiante de Ingeniería Informática Eduardo Brioso y los ingenieros informáticos y Juan Quirós. “Nos inspiramos en el para que nuestros clientes puedan empezar a vender desde el primer momento sin pagar nada. Además, nosotros nos encargamos de todo: cobramos, fabricamos y distribuimos”, explican los creadores.

La idea de negocio nació de la experiencia personal de estos emprendedores ante la necesidad de recaudar dinero para hacer realidad algún proyecto, desde el típico viaje de fin de carrera, pasando por recaudar fondos para un equipo de baloncesto, para alguna causa benéfica o sencillamente para apoyar a un amigo con buenas ideas. “Un día, tomando unas cervezas, empezamos a discutir acerca de los problemas que nos habíamos encontrado y lo fácil que hubiera sido haber tenido nuestro sitio de venta en internet”, recuerdan. “La idea nos entusiasmó y, pensando en camisetas, empezamos a mejorarla: si lo que quiero es que la gente lleve mi camiseta y recaudar el dinero para mi proyecto, ¿por qué complicarme la vida con la fabricación?, ¿y el transporte?, ¿y los pagos?, y lo más importante, si necesito dinero, ¿cómo voy a pagar todas las camisetas sin saber si las venderé?

Y así crearon esta plataforma de comercio electrónico para la venta de camisetas utilizando el crowdfunding para venderlas. El funcionamiento de esta plataforma es el siguiente: el diseñador crea la camiseta a través de un asistente virtual que le permite plasmar su diseño y elegir modelo y color. Él mismo decide su precio, el número de camisetas que cree que puede vender y el tiempo de duración de la venta. “En cinco minutos, desde casa y sin inversión económica se ha creado la campaña, que el diseñador podrá gestionar a través de la página de venta de sus camisetas y que podrá compartir, por ejemplo, en las redes sociales o enviar por email. Cuando alcance el objetivo de ventas, fabricaremos las camisetas y se las enviaremos”, explican. En esto consiste el crowdfunding o financiación colectiva, el dinero solo es cobrado a los mecenas cuando el proyecto alcance la cifra para que se haga realidad. El proyecto no se lleva a cabo si no alcanza esta cifra, pero tampoco pierde nadie su dinero.

Desde agosto de 2014, mes en el que Crowdence abrió sus puertas, hasta la fecha, se han interesado en esta plataforma on line cerca de 300 clientes procedentes de toda España que se han propuesto lanzar campañas de todo tipo con la venta de sus camisetas. “Una de las campañas que más nos ha llenado es una iniciativa puesta en marcha por Acción Contra el Hambre en el Polígono Sur de Sevilla, con la que a través de la venta de camisetas van a poner en marcha una Escuela de Padres y Madres en el Colegio de Educación Infantil y Primaria Paz y Amistad de este barrio sevillano”, comentan con entusiasmo estos jóvenes emprendedores. Así, han contactado con Crowdence diseñadores que quieren sacar adelante su propia línea de ropa, como Jaramagos, equipos de fútbol como Ethilic, formado por varios amigos de Sevilla que han llegado a vender a nivel nacional algunas de sus camisetas, o asociaciones como la procedente del pueblo asturiano de Mieres, que ha financiado su local social con la venta de estas prendas diseñadas por ellos mismos.

La idea de negocio comenzó a gestarse en el año 2013, año en el que este grupo de jóvenes participó en unas jornadas formativas de UPOEmprende, programa de la Universidad Pablo de Olavide cuyo objetivo es incentivar la creación de empresas. Esto les permitió pasar de una conversación entre amigos a dar forma a este proyecto. Al finalizar el programa ganaron el Concurso de Iniciativas Emprendedoras de la UPO, lo que les animó aún más a seguir adelante. “Que unos profesionales te digan que tu proyecto empresarial puede funcionar y además te proporcionen recursos económicos fue el empujón que necesitábamos”, afirman estos jóvenes. “Después hemos recibido el apoyo del Programa Minerva, programa de emprendimiento tecnológico liderado por la Junta de Andalucía y Vodafone, y de la Universidad de Sevilla, que nos ha cedido un espacio desde el que trabajamos”.

Así, y poco a poco, ha ido tomando forma esta idea que es hoy una realidad gracias a mucha ilusión, trabajo y formación. En la actualidad, el equipo de Crowdence estudia la manera de ir incorporando nuevos productos textiles como sudaderas o camisetas técnicas de equipos deportivos, iniciar la venta de tazas e ir ampliando con otros productos que se puedan personalizar. Otro de sus objetivos es ayudar a sus clientes a que las campañas tengan éxito, por ello estudian la manera de realizar una guía para que los diseñadores aprendan a vender sus productos. Como afirman estos emprendedores, “nuestros próximos retos pasan por mejorar continuamente, incorporar aún más productos y crecer en España. ¿El futuro? Traspasar las fronteras y seguir creciendo”.