UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– Jill Abramson, ex directora de The New York Times, ha analizado hoy el futuro del periodismo en Madrid, invitada por la Universidad de Navarra

“El anhelo humano de contar historias no es nuevo y hoy es más necesario que nunca”, ha afirmado hoy en Madrid Jill Abramson, ex directora de The New York Times. La periodista, invitada por la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, ha pronunciado una conferencia sobre “La importancia de la narrativa” en el marco de la tercera edición de Conversacionescon.

Un total de 400 personas han acudido a este encuentro que ha tenido lugar en la Fundación Rafael Del Pino y cuyo objetivo es reflexionar sobre la profesión periodística y los nuevos retos que esta plantea.

Jill Abramson explicó que el New York Times le contrató por su capacidad de contar historias. Un buen ejemplo es, ya como directora, el proyecto Snowfall, un reportaje multimedia que cuenta la historia de unos esquiadores que murieron en una avalancha de nieve. “Fue un fenómeno multimedia, que atrajo a lectores de todo el mundo y abrió caminos en el modo de contar historias en periodismo”, señaló.

“Nadie puede negar que existe un gran público que quiere consumir este tipo de historias y que se puede seguir ganando dinero con ellas”, agregó. “Sabemos que la capacidad de atención del lector ha disminuido a impactos, imágenes. Pero hay ejemplos de nuevos medios como BuzzFeed, Vice Media y el Huffington Post que invierten más recursos humanos y más dinero en la creación de estas historias largas de investigación”.

En este sentido, Jill Abramson se refirió al problema de la censura. “Me preocupa que en EE.UU. el New York Times no pueda seguir publicando historias. Han llevado a los tribunales a nueve casos de wikilealks. Y han obligado a los periodistas a declarar sus fuentes. Nunca había sido más difícil trabajar en Washington como periodista como ahora”, señaló.

Periodismo de calidad

Durante el coloquio posterior a la conferencia, Jill Abramson explicó cómo ha cambiado la mentalidad en The New York Times respecto a los contenidos de pago. “Han pasado casi ocho años desde el plan de suscripción digital de pago. Fue una decisión muy arriesgada para nosotros, pero también un periodo muy interesante”. “La gente tenía muy asumido que la información debía ser gratuita, pero al ofrecer un contenido de tanto valor y tanta calidad, la gente comenzó a estar dispuesta a pagar por él”. The New York Times cuenta actualmente con más de 800.000 suscriptores y su objetivo es alcanzar un millón.

Asimismo, se refirió al futuro de la prensa señalando que “la discusión no debe girar en torno a cuál será el soporte de aquí a unos años, si seguirá el papel o todo será digital, sino que lo verdaderamente importante es centrarse en si existirá en un futuro el periodismo de calidad”.
 
Jill Abramson es una reconocida periodista de investigación que fue protagonista de la transición a la edición digital del NYTimes.com. En su etapa como directora (2011-2014), el diario consiguió ocho premios Pulitzer, alcanzó los 800.000 suscriptores digitales, lanzó nuevas aplicaciones y lideró proyectos digitales de referencia, entre otros hitos periodísticos.