UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– El profesor pamplonés, fallecido hace un año, realizó una donación para futuros alumnos del Máster en Comunicación Política y Corporativa

“Hemos perdido a un profesor pero hemos ganado un protector”. Con estas palabras terminó su intervención el profesor Carlos Barrera, primer director del Máster en Comunicación Política y Corporativa (MCPC) de la Universidad de Navarra y amigo personal del homenajeado Enrique Alcat, fallecido hace un año, y profesor de ese posgrado desde sus inicios en 2004. En ellas resumía tanto el agradecimiento por sus años de docencia como su generosidad por el legado económico que dejó. Con este último, la Facultad de Comunicación ha creado la “beca Enrique Alcat” para futuros alumnos del MCPC.

En el acto académico celebrado el sábado 7 de febrero, y en el que estuvieron presentes sus familiares más cercanos, se recordó la figura del periodista y comunicador pamplonés. El actual director del Máster, Jordi Rodríguez-Virgili, resaltó la justicia de este homenaje, en el que se quería recordar a Enrique Alcat “en su ciudad, en su Facultad y en su Universidad, a la que llevaba siempre en su corazón”. Evocó también algunos pasajes de la lección magistral que, como padrino de la novena promoción del Máster, dirigió a finales de junio de 2013.

A continuación, Carlos Barrera recordó al Alcat profesor, “amablemente exigente con sus alumnos y con tantos empresarios a los que formó en sus capacidades de comunicación y de gestión de crisis”; al Alcat “dispuesto a echar una mano y a asesorar al Máster desde los comienzos”; y al Alcat escritor de cuatro libros de gran éxito en el ámbito de la gestión: Y ahora ¿qué? (2005), Seis recetas para superar la crisis (2009), ¡Influye! (2011) y La tormenta perfecta (2014). Finalmente relató, de forma sintética, cómo le comunicó su deseo de dejar un legado económico a la Facultad pocos días antes de su fallecimiento.

Por su parte, Ricardo Gómez Díez, consultor experto en reputación y profesor asociado de la Universidad CEU-San Pablo, expuso las principales aportaciones de Enrique Alcat, especialmente a través de sus escritos: “No era un académico y sus obras tenían mucho de arte pero también mucho de ciencia”. Le definió como “un evangelista de la comunicación, un propagandista de la importancia de la palabra y de la fuerza del ejemplo y de la actitud”: solo cambiando nuestra actitud hacia los demás podremos cambiar su comportamiento.

La decana de la Facultad de Comunicación, Mónica Herrero, cerró el acto recogiendo todo lo expuesto por los anteriores ponentes y subrayando la generosidad del homenajeado ante los familiares, profesores, alumnos y antiguos alumnos allí congregados. Añadió que con la creación de las “becas Enrique Alcat” su memoria se recordará como patrimonio propio de la Facultad y ejemplo a seguir. Al final, un breve vídeo recordó con algunas imágenes y fotografías la vida de Enrique Alcat como estudiante, profesional y profesor.