UNIVERSITAT DE VALENCIA

Investigadores del de la Universitat de València (), liderados por la catedrática Julia Pérez-Prieto, han desarrollado un método para la preparación de nanopartículas híbridas metilamonio-bromuro de plomo (CH3NH3PbBr3) que poseen extraordinaria luminiscencia. De hecho, este trabajo ha conseguido incrementar la eficiencia luminiscente de las nanopartículas hasta el 80%.

Además, ha demostrado su gran estabilidad frente a la luz ultravioleta visible. La revista ‘Journal of Materials Chemistry A’ acaba de recoger en línea las conclusiones de este trabajo.

Los científicos publicaron, a principios del 2014, la primera obtención de nanopartículas de CH3NH3PbBr3, solubles en disolventes orgánicos y con un rendimiento de luminiscencia del 20%. La profesora Julia Pérez explica que, en primer lugar, la estrategia de preparación de estas nanopartículas consistió en confinar la estructura de perovskita con sales de bromuro de amonio de cadena larga. En colaboración con el investigador de la Universitat de València Henk Bolink, también integrante del ICMol, ubicado en el Parc Científic, se obtuvieron películas delgadas con estas nanopartículas y se midió su electroluminiscencia, la cual fue diez veces superior al material volumétrico. El rendimiento de luminiscencia de estas nanopartículas, bien como dispersión o en película, fue próximo al 20%.

El equipo liderado por Pérez-Prieto se propuso mejorar las prestaciones luminiscentes de estas nanopartículas disminuyendo los defectos en su superficie mediante un mejor recubrimiento de la misma. Como revelan en el trabajo publicado en ‘Journal of Materials Chemistry A’, han conseguido nanopartículas “con mejor solubilidad y una extraordinaria luminiscencia ajustando la relación molar de los componentes utilizados para la preparación de este material (sales de amonio y bromuro de plomo)”, asegura la directora del estudio.

Aplicaciones fotovoltaicas

Actualmente existe un gran interés en las perovskitas híbridas de haluro de plomo por su capacidad de absorber luz en el ultravioleta visible, su luminiscencia y conductividad eléctrica, propiedades relevantes para aplicaciones fotovoltaicas. La preparación de las perovskitas como nanopartículas de pequeño tamaño (diámetro de la nanopartícula inferior a diez nanómetros) permite su dispersión en medio no acuoso, lo que facilita su procesado y, con ello, su uso futuro en celdas solares y materiales luminiscentes. La perovskita de plomo más estudiada ha sido la de ioduro por su mayor capacidad para absorber luz en el visible. Sin embargo, la perovskita de bromo posee, entre otras ventajas, una mayor estabilidad frente a la humedad.

Julia Pérez-Prieto es catedrática de Química Orgánica y directora del Grupo de Reactividad Fotoquímica en el ICMol de la Universitat de València. Coordina en Valencia el Máster y Doctorado de Química Sostenible y es editora asociada de la revista ‘EPA Newsletter’. Su investigación se centra en el diseño y síntesis de nuevos materiales fotoactivos (moléculas, supramoléculas y nanopartículas inorgánicas), así como en el estudio de la potencialidad de las nanopartículas para ser utilizadas en reconocimiento de moléculas, fotocatálisis, bioimagen, terapia fotodinámica o dispositivos luminiscentes, dependiendo de la composición de las mismas.

Soranyel Gonzalez-Carrero, Raquel E. Galian, Julia Pérez-Prieto, ‘Maximizing the emissive properties of CH3NH3PbBr3 perovskite nanoparticles’, Journal of Materials Chemistry A, 2015, DOI: 10.1039/C4TA05878J