UNIVERSIDAD DE CANTABRIA

El programa de bienvenida se completará en función de las condiciones meteorológicas

La Universidad de Cantabria celebra estos días las jornadas de bienvenida y orientación a la segunda remesa de estudiantes de intercambio del curso 2014-2015. Son unos 170 –aún están matriculándose-. Estos estudiantes se suman a los más de 220 que llegaron en septiembre que viene a estudiar a través de Erasmus y de otros programas y convenios bilaterales con otras universidades, como 18 de los alumnos de Estados Unidos procedentes de la Universidad de Carolina del Norte en Charlotte, que desarrollan un curso a medida de lengua y cultura española durante un periodo corto de uno a tres meses.

El grupo recibido en este primer cuatrimestre incluye a 38 estadounidenses, 34 italianos, 29 mexicanos, 19 franceses, 17 estudiantes de Reino Unido, 15 alemanes, 10 chilenos, 4 belgas, 4 brasileños. El resto provienen de países tan diversos como Austria, Australia, Canadá, Colombia, Ecuador, Eslovenia, Marruecos, Grecia, Holanda, República Checa, Turquía y Polonia. Doce de los norteamericanos son de la Universidad de Carolina del Norte y harán un curso a medida de lengua y cultura españolas, como otros años.

Turismo cultural

Las jornadas de bienvenida comenzaron ayer, miércoles, con una sesión informativa y con las visitas guiadas por el campus que hacen los mentores –estudiantes de la UC que en su día fueron Erasmus- reclutados por el Vicerrectorado de Internacionalización.

La Oficina de Relaciones Internacionales (ORI) es la encargada de informar y guiar a los alumnos foráneos en toda su estancia, pero especialmente en estos primeros días en Cantabria. El programa de orientación incluye actividades lúdicas y culturales que permiten a los extranjeros integrarse y entrar en contacto con los estudiantes locales.

Debido a la ola de frío los jóvenes sólo han podido visitar Santander y su bahía. La excursión prevista a los Picos de Europa se ha aplazado y las visitas a puntos emblemáticos de Cantabria que suelen darse a conocer como Comillas, Santillana del Mar y la réplica de las cuevas de Altamira dependerán del estado de las carreteras.