UNIVERSIDAD DE EXTREMADURA

Dos estudios realizados por investigadores de la UEx y UJA ponen de manifiesto la rentabilidad que, para los destinos turísticos, conlleva invertir en prácticas sostenibles

La sostenibilidad no sólo no cuesta más dinero a los territorios que apuestan por ella sino que, en la práctica, aporta grandes ventajas al sector turístico, sobre todo a la hora de impulsar la competitividad. Ésta es la conclusión principal que se desprende de los estudios llevados a cabo, conjuntamente, por investigadores de las Universidades de Extremadura y de Jaén.

Sus trabajos han permitido conocer, además, las tendencias actuales en cuanto a expectativas y demandadas de los consumidores. En este sentido, los investigadores han demostrado que los turistas se decantan, a la hora de emprender un viaje, por destinos implicados en el diseño de políticas de sostenibilidad ambiental o patrimonial, por ejemplo, porque en ellos logran experiencias más satisfactorias.

Lidia Andradres, profesora del Departamento de Dirección de Empresas y Sociología de la UEx y co-autora de estos trabajos, reconoce que el objetivo de los análisis realizados ha sido desmitificar ciertas creencias o mitos sociales, “tales como que quien invierte en sostenibilidad consigue menos rentabilidad a corto plazo”. Según Andrades, “con ello han demostrado que atender la demanda turística, a la vez que proteger los territorios de cara al futuro, es viable desde un punto de vista económico”.

“Hasta hace unos años se observaba que el turista no sabía diferenciar entre un destino sostenible y otro que no lo era. Sin embargo, esto está cambiando. El turista demanda experiencias inolvidables en destinos no masificados o sobreexplotados que preserven su singularidad e identidad, capaces de proporcionar experiencias auténticas y deben tenerlo en cuenta los territorios a la hora de ofertar destinos” ha explicado la investigadora.

De ahí que, sus análisis hayan puesto de manifiesto que “la gestión turística sostenible favorece el progresos socioeconómico de los territorios, preservando sus recursos y generando empleo”.

Experiencia del turista

En la misma línea, estos trabajos han permitido arrojar otros resultados interesantes. Entre ellos, que la experiencia del turista desciende considerablemente cuando los destinos están sobrecargados. “Es una paradoja, pero observamos que los destinos más conocidos están siendo peor valorados que otros menos atractivos a priori y esto se debe a que estos espacios están masificados”, por lo que ha subrayado Andrades si no se ponen en marcha iniciativas para preservar los recursos se deterioran “y a largo plazo esto va en detrimento de la imagen de estos destinos, quedando fuera del mercado”.

Los investigadores resaltan la necesidad de replantear estrategias para mejorar la competitividad de un país o un territorio, sobre todo, porque a pesar de estas conclusiones, se ha podido apreciar que durante el periodo de toma de muestras, entre 2008 y 2011 en un total de 128 países, sólo once habían mejorado su calificación de sostenible, “lo cual es preocupante” indica la profesora.