UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– El exeuroparlamentario italiano aboga en la Universidad de Navarra por la creación de unos “Estado Unidos de Europa” que recuperen “el espíritu fundacional”

“La riqueza de Europa está en la diversidad de sus culturas, todas, que la conforman como crisol de civilizaciones”, explicó el político italiano Mario Mauro a los estudiantes del Programa Economics, Leadership & Governance de la Facultad de Económicas de la Universidad de Navarra.

Mauro, exeuroparlamentario, exministro de Defensa de Italia y actual miembro del Senado del país transalpino, acudió como invitado a la asignatura Diálogos Europeos para hablar de las raíces cristianas del Viejo Continente.

El político alertó a los jóvenes del peligro de “involución” del proyecto europeo, a su juicio especialmente amenazado por el fundamentalismo religioso, “que convierte a Dios en un pretexto de poder”, y por el relativismo, “que considera todas las ideas igualmente válidas”. A su juicio, Europa, “el único proyecto político surgido para lograr la paz y como antídoto contra las ideologías”, debe evitar la “disolución” de su identidad y “recuperar el espíritu con el que la fundaron sus primeros impulsores”.

Familia y natalidad en declive

Además de los problemas de concepto, Mauro alertó de las amenazas demográficas, que cuestionan la viabilidad futura del estilo de vida que promulga Europa. En el Viejo Continente viven 530 millones de personas, un 7% de la población mundial, que generan el 25% del Producto Interior Bruto del Mundo y consumen el 50% del bienestar de toda la Tierra.

Pese a esos números, que muestran el grado de desarrollo que ha alcanzado, recalcó que solo 75 millones de personas tienen menos de 25 años en Europa, frente a los 60 millones de egipcios en esa franja de edad sobre una población total de 80 millones, o los 50 millones de turcos jóvenes sobre un total de población de 70 millones.

Frente a esa disminución de la natalidad de los países desarrollados, Mauro aboga por la creación de unos “Estados Unidos de Europa” que recuperen el “espíritu fundacional” e impulsen medidas de aumento de la natalidad y apoyo de la familia.