UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– Enrique Soler, director del Servicio de Farmacia del Hospital Arnau de Villanova de Valencia, advirtió que faltan datos que confirmen su efectividad y seguridad a largo plazo para ofrecer un acceso universal

Enrique Soler, director del Servicio de Farmacia del Hospital Arnau de Villanova de Valencia, afirmó en la Universidad de Navarra que “el nuevo tratamiento de la estaría justificado para los pacientes más graves”. Según el experto, publicaciones científicas como British Medical Journal o Prescrire, indican que los beneficios del fármaco sofosbuvir “aún no se han demostrado para causar una mejoría clínica a largo plazo”.

Así lo expuso en la conferencia “La financiación de medicamentos desde la perspectiva ética. El tratamiento de la hepatitis C”, organizada por la Facultad de Farmacia del centro académico.

Una treintena de personas asistieron al encuentro que celebró el Seminario de Humanidades Farmacéuticas sobre el análisis ético de la distribución de los recursos sanitarios. Al respecto, el doctor Soler señaló que “no podemos financiar todo, hay que poner límites a aquello que no atienda al bien fundamental del paciente, siempre tratando de que se beneficie el mayor número de personas, es decir, maximizar el beneficio”.

Un tratamiento universal sería prematuro

El exceso de precio del sofosbuvir (nombre comercial Sovaldi) plantea una controversia ética, además de social: “El tratamiento ofrece una mejora importante pero aún faltan datos que confirmen su efectividad y seguridad a largo plazo para ofrecer su acceso a todos los afectados”, afirma el experto.

La infección crónica por el virus de la hepatitis C presenta una prevalencia cercana al 2,2% de la población y afecta a 85 millones de personas en el mundo, pudiendo progresar a cirrosis y cáncer de hígado. En España hay entre 700 mil y 800 mil afectados y el coste aproximado por paciente oscila entre los 40 mil y 150 mil euros, con un 90% de eliminación del virus.