UNIVERSIDAD DE LA RIOJA

Tres de cada diez chicas adolescentes que comienzan una actividad físico-deportiva abandonan su práctica, frente a menos de un 10% de chicos de su misma edad. Esta es una de las conclusiones de la tesis doctoral de Esther Gargallo Ibort, defendida recientemente en la Universidad de La Rioja.

Esther Gargallo Ibort, profesora del Departamento de Ciencias de la Educación, ha obtenido el grado de doctora por la Universidad de La Rioja tras la defensa de su tesis Predictores de la Actividad Física en estudiantes de secundaria obligatoria de La Rioja. Perspectiva de Género y logró la calificación de sobresaliente ‘cum laude’ por unanimidad del tribunal.

Dirigida por Ana Ponce de León Elizondo y Eva Sanz Arazuri, el objetivo principal de la tesis de la doctora Gargallo Ibort era detectar las diferencias en los comportamientos de práctica físico-deportiva entre chicos y chicas durante la adolescencia, así como establecer los predictores de la actividad físico-deportiva en función del género.

Para ello se examinan los factores que, relacionados con atributos individuales, condiciones situacionales, o características sociales de hombres y mujeres, pueden incrementar la probabilidad de participar en actividades físico deportivas más allá de la adolescencia.

La tesis parte del estudio de los hábitos de práctica físico-deportiva de los escolares de ESO en La Rioja –realizado Rafael Ramos, Eva Sanz Arazuri y Ana Ponce de León Elizondo en 2010- para indagar en las diferencias significativas entre hombres y mujeres; estudiar los factores que se asocian a la participación físico-deportiva de chicos y chicas; y, finalmente, establecer desde una perspectiva de género, los determinantes que predicen con mayor probabilidad la participación de los jóvenes en actividades físico-deportivas.

CONCLUSIONES

Los principales resultados muestran que las actividades más deseadas por los adolescentes para la ocupación de su tiempo libre son salir con los amigos y practicar actividad física (PFD).

Sin embargo las chicas tienen un menor deseo de PFD que los chicos (59,90% y 71%) y, efectivamente, se constata que los chicos practican más actividad física que las chicas en su tiempo libre (85,7% y 65,6%, respectivamente).

En esta misma línea, se observa que los varones presentan más adherencia a la práctica que las chicas (85,3% frente a 62,5%) y, consecuentemente, se detecta un mayor abandono de las chicas, 3 de cada 10 mujeres que comienzan la práctica abandonan y menos de 1 de cada 10 varones. Las chicas argumentan el abandono por falta de tiempo (43,1%) o por el escaso interés hacia la práctica físico-deportiva (45,9%).

Así mismo, se destaca que más de la mitad de los chicos conceden mucha importancia a la PFD (56%) frente a un tercio de las mujeres (35,4%), sin embargo este factor no aumenta la probabilidad de práctica en las chicas ni se detecta como predictor en los chicos.

Finalmente, se subraya que el deseo de práctica es un predictor de la participación físico-deportiva, aumentando la probabilidad de adherencia tanto en los chicos como en las chicas.