UNIVERSIDAD CEU CARDENAL HERRERA

· La tesis de María José Rabadán, defendida en la CEU-UCH, analiza más de 1.500 informaciones sobre , , y en las ocho cabeceras con mayor difusión en estos cuatro países europeos

· El estudio concluye que las noticias sobre cocaína y cannabis no contribuyen a instaurar una imagen de riesgo para la salud de estas sustancias, ya que abordan mayoritariamente el tráfico y los decomisos de alijos o el consumo abusivo por parte de las celebrities

· Aunque la información preventiva es más abundante en Gran Bretaña y España, en el último caso, con un 15,2% de jóvenes que reconoce beber “en exceso”, las informaciones sobre alcohol no se tratan mayoritariamente en clave de salud y prevención

Las drogas tienen una presencia reducida en la prensa de información general europea, con una media de 17 informaciones al día en las ocho cabeceras con mayor difusión en España, Reino Unido, Francia y Holanda. Este es uno de los principales resultados de la tesis doctoral de María José Rabadán Zaragozá, defendida en la Universidad CEU Cardenal Herrera, que analiza más de 1.500 informaciones publicadas en estos medios. La investigación concluye que las sustancias con índices de consumo más altos – alcohol, tabaco, cocaína y cannabis- registran una mayor cobertura informativa, pero con un encuadre más delictivo que preventivo y con baja presencia en las secciones de Salud.

La investigación de María José Rabadán, titulada “Drogodependencias, prevención y comunicación”, ha sido dirigida por la profesora Pilar Paricio Esteban, investigadora principal del grupo sobre “Comunicación, análisis de campañas y del tratamiento informativo en la prensa” de la Universidad CEU Cardenal Herrera. Durante medio año, el estudio ha recogido y analizado las noticias publicadas en las ediciones impresas de los periódicos El País y El Mundo, en España; Daily Telegraph y The Times, en Reino Unido; Le Monde y Le Figaro, en Francia; y De Telegraaf y De Volkskrant, en Holanda. “Los medios de Reino Unido casi triplican la cifra de las noticias publicadas en Holanda. Los medios españoles seleccionados se sitúan en segundo lugar en número de textos sobre drogas, seguidos de los franceses”, apunta María José Rabadán.

El género periodístico predominante en la prensa de información general europea analizada es el informativo, en el 74% de los casos. “De este dato, -señala la autora de la investigación- podemos concluir la falta de profundidad en el abordaje de las drogodependencias, ya que los géneros interpretativos o de opinión, que propician una mayor reflexión, son escasos”. A ello se suma, la baja presencia de expertos citados y la clara superioridad de noticias neutras con las que los medios mantienen, en general, una “postura aséptica” frente al tema de las drogas.

Delitos y tráfico, el encuadre más frecuente

La investigación desarrollada en la CEU-UCH distingue tres modelos de tratamiento informativo de las drogas en Europa: “Encontramos un modelo más enfocado a la dimensión delictiva del fenómeno, con mucha presencia en los cuatro países, pudiéndolo considerar el modelo predominante”. En los países con índices de consumo de drogas más altos -como España y Reino Unido, que lideran los consumos de cannabis y cocaína en Europa- las informaciones sobre prevención superan ligeramente en número a las de carácter delictivo, pero no en espacio o en recursos gráficos que las destaquen en página y aumenten su visibilidad. “Esto dificulta el cumplimiento del rol de los medios de estimular cambios en las actitudes y conductas relacionadas con la salud”, apunta la investigadora de la CEU-UCH.

El estudio detecta un tercer modelo informativo, que asocia éxito y glamour con el consumo de drogas por parte, especialmente, de las celebrities, modelo muy presente, sobre todo en el tratamiento de sustancias como alcohol y cocaína. “En la prensa española, un 50% de titulares que vinculan a celebrities con las drogas goza de jerarquía principal en página y un 79% de textos van acompañados de fotografía, otorgando mayor visibilidad a este tipo de informaciones”.

Modelos según sustancias

En el análisis del tratamiento informativo de cada sustancia, el modelo preventivo es el más frecuente para el tabaco y el alcohol, aunque en el caso del alcohol, la prensa española vincula dicha sustancia a otros encuadres como el ocio y la diversión. “En un país como España, donde un 15,2% de jóvenes entre 20 y 29 años reconoce beber “en exceso”, esta sustancia no es tan tratada en el marco de temáticas ligadas a la prevención como en el resto de países analizados”, apunta María José Rabadán.

En el caso de la cocaína y el cannabis, cuyo consumo es especialmente problemático en algunos de los países objeto de estudio, las noticias analizadas no contribuyen a instaurar la imagen del riesgo que su consumo supone para la salud. Por un lado, apenas se recogen informaciones en torno al cannabis. Por otro, aunque la cocaína es la tercera sustancia más recogida como tema principal en la prensa europea analizada, ésta tampoco se trata bajo el enfoque preventivo, ya que aparece en el seno de informaciones cuyas temáticas son el tráfico de drogas, los decomisos de alijos importantes y el consumo abusivo por parte de celebrities.

Bajo tratamiento sanitario

“Solo Le Figaro cuenta con un porcentaje más elevado de informaciones sobre drogas en la sección de Salud; esta cifra es del 2% en los medios ingleses y holandeses y del 11% en los medios españoles”. Además, según la investigación realizada en la CEU-UCH, en los temas de prevención, el encuadre predominante no es el científico o médico, sino que “está más politizado y se presenta desde un punto de vista más institucional”.

Según la autora del estudio, “estos resultados apuntan a que el modo de abordar el tema de las drogas no ha variado mucho en relación a las conclusiones del estudio de la UNESCO sobre el tratamiento periodístico de las drogodependencias en la década de los 70, manteniéndose un modelo informativo similar”. Los medios generalistas, cuando informan sobre las drogas, “lo hacen con noticias de sucesos y tribunales y pocas veces tienen en cuenta su función formativa o educativa. Este encuadre dominante no favorece una visión multidisciplinar del fenómeno que aborde sus diferentes dimensiones (sociocultural, psicosocial y sanitaria), ni su percepción como un problema de salud, en línea con las principales recomendaciones de organismos públicos y privados para una información eficaz en materia de drogodependencias”, concluye la investigadora de la CEU-UCH.

La tesis de María José Rabadán, recientemente defendida en la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia, ha merecido la calificación de Sobresaliente Cum Laude por parte del tribunal. Su estudio se enmarca en la línea de investigación sobre “Comunicación institucional, análisis de campañas y del tratamiento periodístico de la prevención de la drogadicción”, que dirige la profesora agregada del Grado en Publicidad y Relaciones Públicas de esta Universidad, Pilar Paricio.

Etiquetado con:

Noticia clasificada como: GeneralUniversidades de la Comunidad Valenciana

Te gustó este artículo? Subscríbete a mi RSS feed