UNIVERSIDAD DE BARCELONA

El objetivo principal de este proyecto, liderado por la catedrática de la UB Roser González, es identificar nuevos genes que causan distrofias hereditarias de la retina para optimizar su diagnóstico genético, profundizar en el conocimiento de este grupo de patologías de la visión y abrir nuevas perspectivas de terapia

Identificar nuevos genes que causan distrofias hereditarias de la retina (IRD) con el propósito de mejorar su diagnóstico genético y las estrategias terapéuticas son los objetivos de un nuevo proyecto que ha recibido financiación de la y de la Universidad de Barcelona (UB) y que lidera la catedrática Roser González, del Departamento de y del ().

Las distrofias hereditarias de la retina (IRD) son un conjunto de patologías que causan la degeneración de la retina, conducen progresivamente a la ceguera y son difíciles de diagnosticar tanto clínica como genéticamente. El diagnóstico genético, relegado durante muchos años a un segundo plano por problemas técnicos y económicos, se ha situado actualmente en una primera línea de investigación. Identificar el gen causante de la patología es muy importante para el paciente; porque permite confirmar y precisar el diagnóstico clínico, establecer un pronóstico, identificar a los miembros de la familia que son portadores asintomáticos y realizar un asesoramiento genético.

Gracias al esfuerzo de muchos investigadores, hoy sabemos que las IRD están causadas por un número muy elevado de genes, más de doscientos, y que aún queda un número importante por caracterizar. Este desconocimiento limita la eficacia diagnóstica y por tanto repercute en la calidad de vida de los afectados. Por esta razón, uno de los objetivos principales del proyecto que se ha presentado es utilizar metodologías de secuenciación masiva combinadas con aproximaciones genéticas para caracterizar nuevos genes y poder diagnosticar a un número más elevado de pacientes.

La identificación de un nuevo gen no solo es importante para el diagnóstico; también lo es para profundizar en las causas de la enfermedad. Si consideramos el ojo como una maquinaria precisa y compleja, cada gen que interviene en la visión es una pieza necesaria para que la máquina funcione correctamente. Identificar cada una de ellas es un primer paso para construir el mapa detallado de la maquinaria de la visión y poder inferir cómo se tienen que arreglar los fallos, es decir, diseñar nuevas terapias.

El Grupo de Investigación Consolidado de Genómica Funcional de la UB

La Dra. Roser González dirige el Grupo de Investigación Consolidado de Genómica Funcional, especializado en el estudio de las bases genéticas y moleculares de las patologías de la visión, y en especial de las IRD. Este equipo se ha centrado en la construcción de chips de ADN para facilitar el diagnóstico molecular, y ahora, junto a estudios funcionales, combina estas metodologías con las de secuenciación masiva y estudio bioinformático de las regiones codificantes del genoma para ampliar el mapa de genes y de mutaciones causantes de IRD.

Estas líneas de investigación confirman la continuidad de las investigaciones iniciadas por el equipo de la UB hace más de veinte años, labor que ha generado más de un centenar de artículos científicos publicados en revistas de proyección internacional y cerca de una veintena de tesis doctorales.

La ONCE, con la investigación

La ONCE cumple su misión social a través de diversos proyectos que favorecen la autonomía personal, la plena inclusión social y la defensa de los derechos de sus afiliados, sin olvidar la igualdad de oportunidades, como ciudadanos de pleno derecho.

De este modo, la inversión solidaria que miles de ciudadanos realizan cada día con la compra del cupón se devuelve a la sociedad en forma de servicios especializados para personas con ceguera o deficiencia visual grave.

Para desarrollar sus objetivos, la ONCE presta múltiples servicios y pone en marcha diversas actividades en los ámbitos de la educación, el empleo, la rehabilitación, las ayudas técnicas adaptadas, la comunicación y el acceso a la información, el ocio y el deporte. Entre estas iniciativas destaca el compromiso de impulsar la I+D+i en materia de ceguera y deficiencia visual, mediante la colaboración en proyectos de investigación relacionados con aquellas patologías oftalmológicas que son causa de ceguera total o parcial con más frecuencia.

Con estas colaboraciones, la ONCE pretende estimular el conocimiento científico más avanzado e innovador sobre la ceguera y la deficiencia visual, a fin de fomentar su prevención y el desarrollo de terapias efectivas.