UNIVERSIDAD DE BARCELONA

· Este mecanismo podría ayudar a diferenciar cada idioma y facilitar su aprendizaje, según un estudio de la UB

Los bebés utilizan diferentes mecanismos para entender a las personas de su entorno y aprender a hablar. Un equipo de la Universidad de Barcelona ha identificado una de las estrategias que emplean para aprender dos lenguas sin esfuerzo aparente. Según el estudio publicado en la revista , los bebés bilingües dirigen la atención a la boca de sus interlocutores antes y durante más tiempo que los bebés monolingües de la misma edad. Este mecanismo parece crucial para diferenciar las dos lenguas y facilitar su aprendizaje.

Firman el estudio Ferran Pons y Laura Bosch, profesores del Departamento de Psicología Básica de la Facultad de Psicología de la UB y del Instituto de Investigación en Cerebro, Cognición y Conducta (IR3C), y David J. Lewkowicz, de la Universidad Northeastern (Boston, EE. UU.).

Investigaciones previas con adultos y bebés habían corroborado que extraer información visual de la boca ayuda a comprender a los interlocutores. Así, los bebés aprenden a hablar no solo escuchando sonidos, sino también leyendo los labios. A medida que los bebés comienzan a balbucear (alrededor de los ocho meses de edad) comienzan a dirigir la atención hacia la boca de la persona que habla para aprovechar la gran cantidad de información que pueden recoger observando los labios de su interlocutor.

Aprovechar las señales audiovisuales del habla

A partir de estos estudios, el equipo de la UB observó a un grupo de bebés que vivía en un ambiente bilingüe (catalán y castellano) y a otro grupo de bebés que solo tenía contacto con una de las dos lenguas (catalán o castellano). Durante el experimento, los bebés debían mirar un vídeo de una mujer hablando en catalán o castellano. Los niños llevaban un aparato de tecnología de seguimiento ocular para medir con precisión cuánto tiempo miraban a los ojos y la boca de la persona que aparecía en el vídeo. El objetivo era encontrar diferencias en el aprovechamiento de estas señales audiovisuales.

Los resultados del estudio muestran que los bebés bilingües dirigían pronto la atención a los labios, y por un período de tiempo más largo que los niños monolingües. «Ya se sabía que los niños monolingües se fijan más en la boca en la etapa de balbuceo, pero lo novedoso de nuestro estudio es el hecho de que los niños bilingües necesitan esta información extra para otros motivos tan o más importantes, como son poder diferenciar y establecer que hay dos lenguas a su alrededor», explica Ferran Pons.

Los investigadores constataron que, independientemente del idioma que hablara la persona del vídeo, los bebés monolingües de cuatro meses miraban más tiempo a los ojos que a la boca, mientras que los bebés bilingües de cuatro meses miraban a los ojos y la boca el mismo tiempo. «La información que los bebés obtienen de la boca es crucial para aprender las dos lenguas que está adquiriendo el niño bilingüe. Por este motivo, ya en las etapas más tempranas (cuatro meses), deben comenzar a utilizar esta información extra, lo que los monolingües no hacen porque no lo necesitan, ya que no tienen el input doble », aclara Ferran Pons.

Una herramienta para consolidar el aprendizaje

El experimento también muestra cómo esta tendencia continúa en los bebés de doce meses. Por un lado, los bebés monolingües de esta edad miraban igual a los ojos y a la boca en respuesta a la lengua nativa y miraban más tiempo a la boca en respuesta al habla no nativa. Por otra parte, los bebés bilingües de doce meses miraban más tiempo a la boca, independientemente del lenguaje, y más tiempo que los bebés monolingües en cualquier caso. «Cuando los niños son mayores, también es importante para los bilingües seguir utilizando esta información visual de la boca, ya que están consolidando sus dos lenguas maternas», señala Pons.

El estudio ha tenido continuidad con otra investigación que ha comparado las estrategias de aprendizaje de niños bilingües que aprenden lenguas romances similares (catalán y castellano) con niños bilingües que aprenden lenguas más diferentes (castellano e inglés). Los resultados preliminares del estudio, con bebés de doce y quince meses, sugieren que es más difícil y complejo aprender lenguas similares, ya que el grupo de niños que las adquiere necesita más atención a la boca en comparación con los que aprenden lenguas más disímiles. «Es decir, cuanto más complejo es el entorno lingüístico en que se encuentran, más necesidad tienen de utilizar estas pistas audiovisuales», recalca el investigador.

Beneficios para abordar los trastornos del lenguaje

Esta investigación puede ser útil para profundizar en el conocimiento de los diferentes factores que puedan estar relacionados con las dificultades para adquirir el lenguaje en etapas tempranas del desarrollo.

El estudio también ha abierto otra línea de investigación que relaciona el hecho de mirar a la boca o los ojos no solo con el aprendizaje del lenguaje por sí mismo, sino con variables comunicativas, sociales y emocionales. «Intentamos explorar todos los factores que pueden intervenir en los patrones de mirada que tiene un niño cuando interactúa con un adulto, y de qué modo diferentes aspectos como el hecho de ser bilingüe pueden modular este patrón de mirada sin indicar ningún problema en la vertiente social o comunicativa», concluye el investigador.

Artículo de referencia:

Pons, F.; Bosch, L.; Lewkowicz, D. J. «Bilingualism Modulates Infants’ Selective Attention to the Mouth of a Talking Face». Psychological Science online, 2015. DOI: 10.1177/0956797614568320

Etiquetado con:

Noticia clasificada como: Investigación universitariaUniversidades de Cataluña

Te gustó este artículo? Subscríbete a mi RSS feed