UNIVERSIDAD DE EXTREMADURA

Una tesis doctoral desvela que existe un segmento de la población dispuesto a comprar este tipo de productos

Comprar un equipo informático portátil no tiene porqué significar adquirir el último modelo presente en el mercado. Existe un porcentaje de la población dispuesto a comprar productos refabricados, es decir, con componentes de segundo uso, si con ello ahorran dinero, responden a sus necesidades de trabajo y contribuyen a la preservación del .

Esta es una de las principales conclusiones de la tesis doctoral realizada por , miembro del Grupo de Investigación Merk@do. En su trabajo de investigación, la autora ha podido detectar que existe un consumidor potencial susceptible de adquirir este tipo de productos, sobre todo motivado por el precio, la funcionalidad y las cuestiones medioambientales.

El objetivo de la tesis ha sido conocer el perfil del consumidor. Por eso, los datos obtenidos suponen una valiosa información no sólo para el sector de la refabricación, también para las empresas dedicadas a la producción de aparatos eléctricos y electrónicos. Como explica Jiménez “la normativa europea les obliga a reciclar los equipos una vez que el usuario no los necesita. De ahí que saber que existe este segmento de la población interesado es fundamental a la hora de plantear y reorientar las campañas de marketing”.

“Es más, hemos podido apreciar que a la hora de comprar productos refabricados, influye mucho el entorno más cercano, el consumidor tiene muy en cuenta la opinión de amigos, familiares, compañeros de trabajo, etc… y, por tanto, esto debe ser tenido en cuenta al establecer estrategias de posicionamiento y diferenciación del producto”, ha matizado la autora.

En este sentido, este informe ha permitido poner de manifiesto otros aspectos importantes, entre ellos, la falta de canales adecuados para su promoción y distribución. “De hecho, sólo el 18 por ciento de los encuestados estaba al tanto de que podía optar por esta otra fórmula de compra y esto es porque pocas empresas indican este tipo de información en el etiquetado”, según la autora.

De ahí que, una vez observado la realidad actual del mercado, la primera propuesta de Jiménez haya ido encaminada a proponer a las empresas del sector que lleven a cabo actividades de comunicación. Estas acciones, según la autora, deben estar enfocadas a informar y educar a los comunicadores acerca de la existencia de productos refabricados y sus principales características y beneficios.

La tesis ha sido dirigida por Sergio Rubio y María Azucena Vicente, de la Universidad de Extremadura y la Universidad del País Vasco, respectivamente.

Etiquetado con:

Noticia clasificada como: Investigación universitariaNoticiasUniversidades de Extremadura

Te gustó este artículo? Subscríbete a mi RSS feed