UNIVERSIDAD A DISTANCIA DE MADRID

La educación a distancia presenta unas peculiaridades que la formación presencial, por su naturaleza, no ofrece a los estudiantes, y en relación con ello la UDIMA (Universidad a Distancia de Madrid) ha elaborado un listado con algunas de las posibilidades que permite el .

La formación on-line rompe muchas barreras la geográficas y temporales gracias a la moderna tecnología, y permite a los estudiantes organizarse ellos mismos, aunque siempre “controlados” por unos profesores que marcan unos plazos de entrega de materiales y exámenes. Tal y como comenta Antonio Rodríguez Ruibal, director de comunicación de la UDIMA,“La formación on-line facilita mucho las cosas a las personas que quieren estudiar en una universidad que no esté en su ciudad de residencia, que no puedan seguir unos horarios pactados, etc. ya que podrán seguir perfectamente el curso sin necesidad de tener que cambiar su ‘vida’ por querer formarse”.

Cosas que la formación on-line te permite hacer y la presencial no:

-Recibir clases en la playa: La formación on-line rompe cualquier tipo de barrera arquitectónica. De esta manera podrás tener acceso a los materiales de estudio, videoconferencias con tus profesores, etc. desde cualquier sitio con conexión a internet, incluso mientras tomas el sol en la playa.

-Estar en la biblioteca con pijama: Necesitas consultar un libro o material de estudio pero te encuentras en casa tumbado en el sofá. Con la educación on-line podrás tener acceso desde cualquier ordenador o dispositivo con internet a la biblioteca virtual de tu universidad, de manera más cómoda y rápida.

-Realizar trabajos en grupo desde distintas ciudades: Tus compañeros de clase no tienen por qué residir en tu misma ciudad, por tanto, los trabajos en equipo tendrán que coordinarse y llevarse a cabo a través de las distintas herramientas que existen para comunicarse y trabajar en línea.

-Tú decides cuándo das la clase: En la formación on-line no hay horarios, tú eres dueño y señor de “cuándo asistes a clase”. En función de cómo tengas el día o la semana, podrás decidir tú el mejor momento para el estudio: mañana, tarde o noche, entre semana o fin de semana, tú decides.

-Matricularte en España viviendo en otro país: Por algún motivo resido fuera de España, pero me gustaría formarme allí ¿Qué hago? Ahora esto no es un problema, la formación on-line permite estar en cualquier parte del mundo viviendo y sin embrago estar matriculado en una universidad a miles de kilómetros.

– Convertir el transporte público en tu campus universitario: Los traslados en metro, autobús, etc. pueden ser una buena ocasión para entrar en el Campus Virtual, contactar con compañeros, profesores, acceder al temario, etc. Allá donde vayas y en cualquier lugar podrás sentirte como en la sede de la universidad.

-Llevar tus apuntes en el móvil o la tablet: No pierdas el tiempo, cualquier momento es bueno para leer o repasar las lecciones. Si la cobertura y la conexión a internet te lo permiten, lleva tus apuntes siempre contigo y accede en cualquier momento.

-Tu profesor o tutor es tu amigo en las redes sociales: Las redes sociales hoy en día permiten estar conectado con un gran número de personas y, entre ellos, por qué no tus profesores. Es una buena manera de conocer quién te está dando clase, y mantener una relación más cercana.

-Hacer novillos y poder recuperar las clases: El que te pongan “falta” y que te cueste retomar el hilo de la clase con la modalidad on-line desaparece. Si te surge algún imprevisto, estás de viaje con familiares y amigos… no hay ningún problema, podrás recuperar el tiempo perdido en cualquier momento, tú marcas tus ritmos.

-Que tu examen vaya en avión: Ya no tienes que ir tú en busca del examen, sino que los exámenes se acercan a ti. Con la formación on-line, las universidades suelen buscar lugares próximos a sus alumnos donde estos puedan ir a realizar sus exámenes presenciales y así ahorrarles tener que desplazarse a la ciudad de la universidad para examinarse.