UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– Los premios Pritzker Álvaro Siza, y Eduardo Souto de Moura inauguran el 50 aniversario de la

La Escuela de de la Universidad de Navarra ha iniciado los actos de su 50 aniversario con la participación esta mañana en sendas conferencias y una mesa redonda de los tres premios Pritzker de la Península Ibérica: Alvaro Siza, Rafael Moneo y Eduardo Souto de Moura.

Alrededor de 1.000 asistentes, en vivo y ‘streaming’, han acompañado a los tres arquitectos en una jornada sobre la formación del arquitecto que precede al Acto Académico de mañana en el Museo Universidad de Navarra con más 800 invitados confirmados.

El primero en tomar la palabra ha sido el arquitecto portugués Álvaro Siza, que a pesar de no poder asistir en persona a la celebración, ha dejado una conferencia grabada especialmente para la ocasión y que ha contado con el arquitecto navarro Francisco Mangado como acompañante en el diálogo. Su mensaje se ha centrado principalmente en la figura del arquitecto del cual ha destacado que “es lento, porque quiere serlo”, animando al estudio y la reflexión de los proyectos que se idean desde el gremio. Asimismo, ha destacado con humor que el arquitecto “es especialista en no ser especialista” y ha animado a todos los futuros arquitectos a hacer uso de las nuevas tecnologías y las posibilidades de un mundo globalizado. “Dicen que todo está muy difícil hoy para los arquitectos, pero yo creo que ellos cuentan con mejores condiciones que en mi época: Internet y la posibilidad de viajar abren un mundo lleno de posibilidades”, ha explicado.

El relevo lo ha asumido su compatriota Eduardo Souto de Moura que ha recordado una anécdota de sus comienzos: “Cuando entré en la Escuela de Bellas Artes de Oporto, el propio Siza me dijo que no podía trabajar ahí, que ahí solo podía trabajar él”. Sus consejos hacia los futuros arquitectos se han centrado sobre todo en mostrar que “hay que trabajar mucho, sin descanso, en el oficio de arquitecto”.

En este sentido, Souto de Moura ha animado a los asistentes a “dibujar constantemente, no solo en la escuela” ya que ésta “es solo un instrumento, no la solución para el oficio”. El mensaje optimista, muy presente durante su intervención, se concentra, según el arquitecto portugués, en el trabajo en equipo. “Hay que trabajar con equipos interdisciplinares. La crisis de la arquitectura se supera trabajando con otras personas”, ha afirmado.

Moneo rinde homenaje a Pamplona y la Escuela

La última intervención de la jornada la ha llevado a cabo el arquitecto tudelano Rafael Moneo, que ha destacado la importancia de la Escuela de Arquitectura en la configuración del paisaje local: “La única ciudad española en la que la presencia de una Escuela de Arquitectura se ha hecho notar es Pamplona. Esta no es una escuela más entre todas”. También ha querido dar un mensaje a los futuros arquitectos animándoles a conocer bien la historia de la arquitectura ya que “es uno de los elementos más importantes del currículum”. Los actos de la jornada han concluido en una mesa redonda con la participación de los propios Rafael Moneo y Eduardo Souto de Moura, moderada por el arquitecto Francisco Mangado y el director de la Escuela, José Ángel Medina.