UNIVERSITAT DE VALENCIA

El libro coordinado por Joan Romero y Andrés Boix propone una agenda de reformas posibles sin necesidad de esperar a los cambios legislativos

Con el título ‘Democracia desde abajo. Nueva agenda para el gobierno local’, investigadores del Instituto Interuniversitario de Desarrollo Local (IIDL) de la Universitat de València junto a otros profesores y profesionales de reconocido prestigio, coordinados por los profesores Joan Romero y Andrés Boix, han publicado un libro en el que proponen una hoja de ruta para el buen gobierno de los nuevos ayuntamientos y entes locales que saldrán de las urnas a partir del 24 de mayo.

La obra, que lleva como subtítulo ‘Políticas públicas, cohesión social y buen gobierno en la Comunidad Valenciana tras la reforma del régimen local’, propone una agenda políticas públicas y de reformas posibles sin necesidad de esperar a los cambios legislativos, que también es extrapolable a otras comunidades autónomas. El libro ha sido editado por Publicacions de la Universitat de València (PUV) en formato e-pub, descargable gratuitamente: http://links.uv.es/Ji7Hw0v

La obra, según señala el profesor Joan Romero “es el resultado de un esfuerzo realizado por un extenso grupo de investigadores universitarios que hemos querido poner a disposición de las nuevas corporaciones locales herramientas de análisis y propuestas con las que afrontar los retos que se abren a partir de los próximos comicios de manera muy práctica, tanto en la concepción de la obra, como en su edición electrónica en abierto para un fácil acceso por parte de todos los interesados”. También es, añade, “una investigación puesta a disposición de responsables políticos y de servidores públicos, que responde a una forma de entender el servicio público desde la universidad”.

La publicación se abre con un trabajo del propio Joan Romero sobre los retos a los que se enfrenta el gobierno local en estos momentos. “Las ciudades –explica- han ganado protagonismo como actores políticos, por lo que, más allá de los intentos del gobierno central de reducir su autonomía local y sus capacidades, existe un amplio margen para impulsar políticas públicas e innovaciones democráticas de calado si existe voluntad política de hacerlo”.

A continuación, Andrés Boix realiza un análisis competencial de los entes locales, expone las líneas básicas de la reforma local de 2013 y sus consecuencias competenciales, para, a partir de un estudio de la ley básica del régimen local español y de las normas valencianas, diseñar un cuadro del techo competencial posible para los municipios y otros entes locales valencianos, explicando los diversos mecanismos de atribución de competencias o delegación de ciertas funciones que permiten el desarrollo de políticas públicas. Josep Maria Pascual cierra el primer bloque del libro con una propuesta de nueva gobernanza democrática de gran intensidad participativa a partir de la exigencia de mayor calidad de la acción pública, e incidiendo de manera especial en la cultura política y la formación de los servidores públicos municipales.

¿Qué hacer después del 24-M?

En un segundo bloque de trabajos, un grupo de expertos analizan las diversas políticas públicas sectoriales que componen la acción pública local a partir de una pregunta inicial similar y de un modelo de análisis común. La pregunta inicial a la que los distintos equipos se han enfrentado es la siguiente: constituidos los gobiernos autonómico y locales, sin necesidad de tener que aguardar a cambios legislativos, partiendo del marco legal actualmente vigente, tanto estatal como autonómico, ¿qué posibilidades existen para impulsar una nueva agenda de políticas públicas en la escala local en caso de existir voluntad política de hacerlo? A partir de los respectivos análisis, todos los capítulos se cierran con una serie de propuestas concretas que persiguen la mejora de las condiciones de vida de los ciudadanos, de la eficiencia de las políticas públicas y de la cohesión social y territorial. “Son propuestas –señala Andrés Boix– que aspiran a ser detalladas y precisas, hasta el punto de que puedan constituirse en una guía para aquellas nuevas administraciones locales y autonómicas que compartan el diagnóstico que hemos hecho en este libro”. Además, añade, “estas propuestas, han sido desarrolladas tanto en su vertiente finalista (qué hacer para mejorar) como funcional y orgánica (desde dónde conviene hacer en cada caso qué cosas), con el fin de dotar de contenido las diversas escalas de intervención pública. Cada capítulo incorpora un cuadro-resumen final donde se ordenan las diversas propuestas identificando el nivel competencial en que se considera más adecuada la prestación con la idea de facilitar cierta homogeneidad y hacer más sencilla la consulta de las sugerencias realizadas.

Por medio de este procedimiento se han analizado las ventajas de la colaboración entre distintos actores políticos, sus retos e insuficiencias (Josep Sorribes) y la necesidad de incorporar la escala metropolitana, en este caso con especial incidencia en el área metropolitana de Valencia, en la formulación de políticas (María Dolores Pitarch); las políticas de gestión del territorio, ambientales y de paisaje (José Vicente Sánchez) y sus derivadas en materia de planeamiento y gestión urbanística (Eduardo García); los retos en materia de gestión de servicios sociales y la mejor forma de abordarlos (por medio de un equipo coordinado por Xavier Uceda y Lucía Martínez); las políticas locales en materia educativa y de formación y aprendizaje permanente (José Veiga); la acción local en materia cultural (Reyes Marzal); las políticas de vivienda (José Manuel Luis- Hortolano); y la intervención a escala local en la movilidad sostenible como acción sobre el espacio público urbano (Andrés Boix y Reyes Marzal).

Toda la reflexión se cierra con un trabajo del Grupo de Análisis sobre los Territorios Rurales coordinado por Javier Esparcia centrado en la situación actual y la necesaria atención específica a los municipios rurales. La obra finaliza con un estudio de Fernando Jiménez sobre qué medidas deben ser adoptadas de forma transversal para combatir la desafección y la desconfianza ciudadanas, para entender y ejercer la democracia de otra manera y para dar sentido a la idea de buen gobierno en la escala local.

Dirigido en la actualidad por el profesor Joan Noguera, el IIDL cuenta con más de 30 profesores e investigadores en la sede de la Universitat de València, dedicados al análisis e investigación de todas las dimensiones del desarrollo desde el territorio.