UNIVERSIDAD DE EXTREMADURA

Estudios del grupo de investigación de Fisiología Celular de la UEx demuestran que la melatonina induce la muerte de células malignas del páncreas y protege, a su vez, las células sanas

La melatonina es una gran aliada de nuestra salud. Esta hormona, producida por la glándula pineal, contribuye a regular nuestro ritmo biológico y ayuda, por ejemplo, a conciliar el sueño. Trabajos realizados por diferentes grupos de investigación han podido demostrar que la melatonina también se sintetiza en otros tejidos del organismo y que se encuentra, además, en determinadas frutas y plantas. Pero sus alcances beneficiosos van aún más lejos. Investigadores de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Extremadura han estudiado concretamente dichos efectos positivos de la melatonina en células sanas y tumorales del páncreas.

Los resultados de la investigación muestran que la acción de la melatonina mejora la funcionalidad de las células sanas del páncreas cuando éstas son atacadas por sustancias pro-oxidantes, como el peróxido de hidrógeno, o en situaciones en las que sufren estrés oxidativo. Además, ya en un estudio previo, estos mismos investigadores del grupo de investigación de Fisiología Celular (FICELL) de la Universidad de Extremadura habían observado el efecto deletéreo que produce la melatonina en las células tumorales de este órgano, ya que favorece la muerte de las células malignas. Así lo demostraron los experimentos realizados en la línea tumoral celular AR42J.

“Observamos entonces que la melatonina, a unas concentraciones farmacológicas con un rango desde 10 μM hasta 1 mM, inducía muerte celular en líneas tumorales pancreáticas”, afirma el investigador de la UEx, Antonio González Mateos. “Sin embargo, no conocíamos el impacto que esa misma concentración podía tener en las células sanas del páncreas. Por ello, iniciamos experimentos con células de páncreas de ratón y los resultados han sido muy prometedores, ya que esas mismas concentraciones de melatonina presentan al mismo tiempo un efecto protector sobre las células sanas”, explica el experto.

Doble efecto protector de la melatonina

Este efecto protector se traduce en una reducción de aquellas agresiones que generan estrés oxidativo relacionado con el inicio de posibles resultados inflamatorios y degeneraciones celulares, que pueden dar lugar a alteraciones en el funcionamiento de la glándula, incluyendo el desarrollo de tumores. Los ensayos también han confirmado esta relación en el caso de pancreatitis. “El páncreas, en su función exocrina, se encarga de la síntesis y liberación de enzimas, como por ejemplo la amilasa pancreática. Estas enzimas participan en la digestión de los alimentos en el intestino y la pancreatitis puede ser la consecuencia de una alteración en la regulación de su secreción, que desencadene una posible auto-digestión de la misma por estas enzimas. Es muy importante, por tanto, la protección que hemos encontrado que ejerce la melatonina en estos casos”, señala Patricia Santofimia Castaño, investigadora del grupo FICELL, que ha realizado su tesis precisamente sobre los efectos de la melatonina en las células sanas del páncreas exocrino.

En esta misma línea, el equipo de investigadores ha estudiado, además, la acción de la melatonina sobre las células pancreáticas estrelladas, responsables de la fibrogénesis en este tejido. Diversos estudios han señalado que, con su crecimiento y el desarrollo de tejido conectivo, este tipo celular facilita el crecimiento tumoral una vez que se ha instaurado, protegiendo las células malignas contra la radiación y los agentes quimioterápicos. Los resultados del grupo FICELL demuestran que la melatonina, en estudios in vitro, ralentiza la velocidad de crecimiento de este tipo celular.

Por tanto, la melatonina no solo induce la muerte de células tumorales en el páncreas, sino que también protege a las células sanas frente al estrés oxidativo y previene de cambios mayores, que podrían ser la base de procesos inflamatorios o cancerosos en el páncreas exocrino.

Etiquetado con:

Noticia clasificada como: Investigación universitariaUniversidades de Extremadura

Te gustó este artículo? Subscríbete a mi RSS feed