UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

Aprender gestionando empresas

La Escuela Universitaria de Estudios Empresariales de Bilbao de la UPV/EHU ha puesto en marcha el proyecto ESAU (Empresa Simulada Aplicada a la Universidad), una iniciativa pionera en nuestro país en el ámbito de las ciencias empresariales, que permite al alumnado crear una empresa y gestionarla con el fin de afrontar y resolver los problemas reales del día a día y asumir el riesgo que ello supone. En este caso, estudiantes de Grado en Gestión de Negocios han fundado Elkano Global Security, S.L.S., empresa simulada integrada en la red europea “Europen-Pen International”, que cuenta con otras 7.500 empresas simuladas de 42 países.

Asier Altuna, Iñigo Fernández, Sergio García, David Laita, Jonathan Medina, Iker Muñoz, Elena Riaño, y Leire Vico, fundadores de Elkano Global Security, S.L.S., ofrecen servicios integrales de seguridad en el marco de la red “Europen-Pen International” y disponen de alianzas con otras empresas simuladas de Alemania, Corea de Sur y EEUU. Gestionan la empresa de manera integral y en ella realizan sus prácticas de grado.

El proyecto ESAU es un proyecto de Innovación Educativa (Pie) que está coordinado por el director de la EU de Estudios Empresariales, Pedro Gómez. “Este es un método innovador que permite aprender de la realidad y en primera persona. De esta forma, las personas que integran la empresa se enfrentan a los retos y las situaciones con los conocimientos aprendidos en el aula”, explica Gómez.

Esta experiencia educativa combina el aprendizaje y la toma de decisiones reales y está basada en los métodos de aprendizaje cooperativo y el aprendizaje basado en proyectos. Esta filosofía responde también al modelo de Aprendizaje Cooperativo y Dinámico IKD de la Universidad del País Vasco. “La metodología de aprendizaje ESAU traslada al alumnado del aula convencional a la empresa simulada. Se convierte en gestor de empresa, plantea objetivos, proyecta ideas de negocio. Así, quienes participan trabajan en común con la creatividad, ilusión y ganas de hacer”, asegura Néstor Lázaro, coordinador de la Empresa Simulada. Precisamente, su Trabajo Fin de Grado –premio extraordinario fin de carrera 2013/2014–, ha sido el motor para impulsar la empresa simulada en la universidad.

Más allá de las prácticas

La empresa simulada capacita al alumnado para gestionar de manera integral una empresa, y proporciona las herramientas y los conocimientos necesarios para el que desee emprender su propio negocio. “La simulación es capaz de superar las limitaciones propias de las prácticas convencionales porque quienes trabajan en el proyecto rotan por los diferentes departamentos de la empresa, ponen en práctica las competencias adquiridas durante el Grado en Gestión de Negocios y obtienen una visión global de la organización y su funcionamiento”, como asegura Ana Bilbao-Goyoaga, profesora de la Escuela. Por su parte, la profesora Irene Barainca, que también participa en este proyecto, destaca que “desde el inicio se palpa un auténtico ambiente de trabajo, cada persona está adaptada a su puesto y el equipo coopera en su totalidad movido por una motivación que va aumentando cada día.”.

Con esta forma de aprender/trabajar quienes desarrollan la empresa simulada toman decisiones de manera autónoma, al igual que buscan soluciones a las contingencias propias de cualquier negocio o de la gestión de una institución. Son decisiones y soluciones tomadas en un entorno laboral y con un riesgo controlado. Además, se supera la parcelación y fragmentación del conocimiento que se imparte en el Grado y se avanza hacia la interdisciplinaridad. Esta experiencia pionera tiene como objetivo formar a personas capaces de comprender y adaptarse a las complejas realidades del mundo actual y, por tanto, mejorar su inserción en el mundo laboral.