UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– La catedrática Mª José Villaverde afirma en la Universidad de Navarra que deben existir consensos entre los Estados para garantizar los derechos fundamentales

“Cada sociedad debe plantearse dónde sitúa los límites de la tolerancia”. Así se expresó Mª José Villaverde, catedrática de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid, en el marco de un congreso internacional organizado por el proyecto ‘Religión y sociedad civil’ del Instituto Cultura y Sociedad (ICS) de la Universidad de Navarra.

Para la profesora Villaverde, aunque por lo general los ciudadanos se reconocen a sí mismos como tolerantes, “en ninguna sociedad hay tolerancia absoluta”, ya que existen colectivos que no son aceptados, como los nazis, los fundamentalistas o los pedófilos. La experta se preguntó si, por ejemplo, se debería tolerar que se difundan ideas extremistas en libros o manifestaciones “cuando no se daña a nadie” y apuntó que “el grado de tolerancia variará en función de la respuesta que se pueda dar”.

La catedrática de la Complutense hizo hincapié en que deben existir consensos entre los Estados sobre qué es tolerable y qué no, con el propósito de que se garanticen los derechos de las personas independientemente de la tradición cultural a la que pertenezcan.

Según apuntó, alcanzar estos acuerdos es imprescindible para erradicar tradiciones como la ablación del clítoris o los matrimonios concertados de niñas, que algunas sociedades reivindican como “derechos culturales” pero que “es muy discutible que se tengan que aceptar”, enfatizó.

En cuanto a las persecuciones religiosas que aún se dan en determinados países -como ocurre con los cristianos en Irak, Egipto o Nigeria-, Mª José Villaverde insistió en que “las sociedades democráticas occidentales no pueden permitirlo. No solo se pueden hacer imposiciones a través de sanciones económicas; también se deben adoptar otras medidas como la difusión cultural”.

La Ilustración: intolerancia en los orígenes de la tolerancia

La catedrática se refirió a las enseñanzas que ofrece la Historia: “Los niveles de tolerancia y las cuestiones que no se toleran han ido cambiando a lo largo de los siglos. Por ejemplo, en sus orígenes -en el siglo XVII- consistía en aceptar de manera un tanto condescendiente una serie de creencias que se consideraban erróneas”.

“Los propios forjadores de la tolerancia en la Ilustración presentaban aspectos intolerantes. Incluso la mayoría de los que escribían textos sobre tolerancia, como John Locke, no toleraban ni a católicos ni a ateos”.

Mª José Villaverde hizo estas declaraciones en el marco del congreso internacional del ICS Religious Toleration in the Age of Enlightenment (1650-1800): Historical Perspectives on Current Debates. Expertos procedentes de universidades de Bulgaria, Chile, EE. UU., España, Hungría, Países Bajos y Reino Unido expusieron temas relacionados con la paz religiosa, la violencia religiosa, la formación de la mentalidad tolerante o el Islam, entre otros.