UNIVERSITAT DE VALENCIA

Enrique Gracia y Marisol Lila, investigadores del Departamento de Psicología Social de la Universitat de València, han elaborado un informe sobre las actitudes hacia la violencia contra las mujeres en la Unión Europea que se presenta hoy miércoles 25 de noviembre en Bruselas. Este informe fue solicitado por la Comisión Europea con motivo del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

El informe ‘Las actitudes hacia la violencia contra las mujeres en la UE’ revisa las encuestas realizadas en los últimos 5 años en los 28 países de la UE que incluyen preguntas acerca de las actitudes hacia la violencia contra la mujer, y también trata los trabajos científicos publicados en revistas académicas en el período citado.

El objetivo final –dicen Gracia y Lila– “no es sólo proporcionar una visión general de la información disponible sobre las actitudes hacia la violencia contra las mujeres en la UE, sino también identificar lagunas en nuestro conocimiento y entender mejor las actitudes públicas que contribuyen a la perpetuación de la violencia contra las mujeres en la UE”.

La información que constituye la base del trabajo que han realizado los dos docentes de la Universitat de València son 40 encuestas procedentes de 19 países que reflejan la opinión de unos 85.000 ciudadanos europeos, así como 16 estudios académicos.

Las principales conclusiones y recomendaciones de este trabajo detallan que la información sobre las actitudes hacia la violencia contra las mujeres “sigue siendo limitada en las encuestas europeas, ya que la mayoría de las encuestas disponibles no fueron diseñadas específicamente para abordar estas cuestiones”, ante lo cual proponen elaborar nuevas encuestas y utilizar otras fuentes complementarias para recoger nuevos datos, que además deberían “proporcionar datos comparables entre los países de la Unión Europea”.

Los investigadores de la Universitat de València también aseveran que hay muy pocos estudios que aborden las actitudes hacia la violencia contra las mujeres en países de la UE publicados en revistas académicas de alta calidad científica durante los cinco últimos años, hecho que revela que “la investigación sobre las actitudes hacia la violencia contra las mujeres es un área poco desarrollada”, según Enrique Gracia y Marisol Lila. También apuntan a que no hay información disponible acerca del impacto de las políticas, la educación, y las campañas de sensibilización destinadas a la promoción del cambio de las actitudes hacia la violencia contra las mujeres.

Entre los puntos que Gracia y Lila destacan, indican que las propias definiciones de violencia contra las mujeres varían de unas encuestas a otras. Frente a esta dispersión, proponen “establecer un conjunto de indicadores y definiciones de los diferentes tipos de violencia contra las mujeres, y abordar no sólo las actitudes de la población en general, sino también dirigirse a grupos específicos (por ejemplo, los profesionales que trabajan con las víctimas y las propias víctimas, los grupos de riesgo o los agresores).

Cuatro áreas de análisis

Este informe identifica cuatro áreas clave relacionadas con las actitudes sociales hacia la violencia contra las mujeres; la percepción pública de la violencia contra la mujer como un problema social; la comprensión pública de las causas de la violencia contra la mujer; las actitudes de culpabilización de la víctima; y el conocimiento de recursos, las actitudes hacia la intervención y respuestas en los casos de violencia contra las mujeres.

Entre las principales conclusiones, los dos investigadores resaltan “los pequeños pero importantes porcentajes de encuestados (incluyendo jóvenes, adultos, y también víctimas) que tienden a “aceptar” algunas conductas violentas contra las mujeres al percibirlas como “no muy graves” o “inevitables”, entre las que se incluyen insultar, golpear, controlar, o incluso el forzar sexualmente a una mujer”. Es por ello que Gracia y Lila sugieren que las actitudes de aceptación y tolerancia están todavía muy extendidas en el contexto de la Unión Europea.

También se destaca como factores individuales asociados con la violencia contra las mujeres, el alcohol o el uso de drogas, que es ampliamente mencionado en las encuestas; o problemas familiares, estrés, pérdida de trabajo o una mala situación económica. Igualmente, los estereotipos de género, las actitudes sexistas y los factores culturales que justifican la violencia contra las mujeres –sugieren los informes analizados– son aún prevalentes en algunos sectores sociales, siendo más frecuentes entre los hombres, las personas más mayores, las personas con menor nivel educativo y los que viven en las zonas rurales.

El documento se puede consultar en http://ec.europa.eu/justice/gender-equality/files/documents/151125_attitudes_enege_report_en.pdf
Gracia, E. & Lila, M. (2015). Attitudes towards Violence Against Women in the EU (Report prepared by ENEGE Network for the European Commission, DG Justice Unit D2). Luxembourg: Publication Office of the European Union.