UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– Simon Croft, experto en Parasitología de la “London School of Hygiene and Tropical Medicine”, ofreció una conferencia en la Universidad de Navarra

Las enfermedades tropicales desatendidas, como la enfermedad de Chagas, el dengue o la leishmaniasis, afectan a más de 1.500 millones de personas en África, Asia y América Latina. Simon Croft, profesor de Parasitología de London School of Hygiene and Tropical Medicine, ofreció en la Universidad de Navarra algunas cifras de la incidencia de estas patologías y afirmó que “para combatirlas hay que desarrollar redes de colaboración entre el mundo académico, científico, la industria e instituciones públicas y privadas comprometidas con la investigación e innovación en nuevos tratamientos”.

Según este experto, “la clave es el intercambio de conocimiento que permita la reducción de los costes de desarrollo de esos tratamientos y atraiga el interés de la industria farmacéutica”. Así lo señaló en una conferencia organizada por el Máster en Investigación, Desarrollo e Innovación de Medicamentos de la Facultad de Farmacia.

En esta línea, el profesor Simon Croft señaló que también “es necesario promover alianzas entre los responsables de salud y los gobiernos de los países afectados para que adopten medidas apropiadas de prevención y control que consigan beneficios rentables en el control de la morbilidad”. Según el último informe de la Organización Mundial de la Salud, con una inversión del 0,1% del gasto sanitario interno actual de los países implicados de ingresos bajos y medianos durante el período 2015-2030, se podrían combatir estas enfermedades y mejorar la salud y el bienestar de los afectados.

Durante su estancia en la Universidad de Navarra, el profesor Croft también impartió a los alumnos de grado otra sesión sobre los retos para acabar con los patógenos que causan estas enfermedades. A su vez, pudo conocer la investigación que se realiza en el Instituto de Salud Tropical.

El profesor Croft ha trabajado durante más de treinta años en el descubrimiento y desarrollo de vacunas, tanto en el ámbito universitario como en la industria. Asimismo, ha colaborado en proyectos impulsados por la OMS, la Unión Europea, el Medical Research Council (MRC), Medicines for Malaria Venture (MMV) y la Fundación Gates. De 2004 a 2007 fue el primer Director de I+D de la organización Drugs for Neglected Diseases Initiative (DNDi) en Ginebra.