UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– Ignacio López-Goñi, catedrático de Microbiología de la Universidad de Navarra, alerta sobre una futura pandemia en su nuevo libro

“El virus Zika es un claro ejemplo de cómo una enfermedad viral se expande a través de mosquitos. En 2013 se detectó en Tahití y la Polinesia Francesa. En 2015 apareció en Brasil, y de ahí se está extendiendo con mucha rapidez por Latinoamérica”. En su nuevo libro, Virus y pandemias, el profesor y catedrático de Microbiología de la Universidad de Navarra Ignacio López-Goñi aborda la problemática de virus como el Ébola o el VIH, y los factores que han hecho de ellas verdaderas crisis mundiales.

En opinión del experto, la probabilidad de que un nuevo virus genere una pandemia con miles de infectados -como la gripe de 1918 que causó entre 25 y 40 millones de muertos en pocos meses- es pequeña, pero no imposible. Hay que estar preparados: “En la naturaleza existen virus patógenos que producen enfermedades mortales casi en el 100% de los casos -como el de la rabia-; otros causan problemas de muy difícil curación -como el ébola-; algunos son muy infecciosos -la gripe y el sarampión se contagian por vía aérea con extremada facilidad-, y otros poseen largos periodos de incubación -como el virus del VIH, causante del sida-”.

Lo verdaderamente preocupante, alerta el autor del blog microBIO, “sería que surgiera un virus que combinara mortalidad con dificultad en el tratamiento, que fuera de transmisión sencilla y que tuviera un periodo de incubación largo. En ese caso, las consecuencias serían gravísimas. Habría muchos infectados y muchos muertos”.

Según pronostica el catedrático en esta obra divulgativa, el próximo virus causante de una pandemia se transmitirá por el aire o mediante vectores, como los mosquitos, muy difíciles de controlar: “Es lo que ha sucedido con el virus Chikungunya, que se ha adaptado para ser transmitido por el Aedes albopictus -o mosquito tigre-, lo que le ha permitido extenderse desde las costas de Kenia, a través del océano Pacífico, hasta el Caribe, donde afecta ya a 50 países y a millones de personas”. Esa capacidad de adaptación podría, además, facilitar su extensión por gran parte de Europa y del resto de América, donde podría mutar para adaptarse a mosquitos comunes. Ya ha habido algún caso autóctono de Chikungunya en Europa, y  lo mismo puede llegar a pasar con el virus Zika. 

Ébola: ¿bajo control’

En el caso del virus del Ébola, la Organización Mundial de la Salud ha dado por controlado el brote en África occidental. A pesar de ello, el microbiólogo advierte que volverá a causar brotes en el continente: “Pero el ébola nunca será una pandemia mundial, ya que no cumple con el criterio de facilidad de transmisión que acabamos de señalar”.

Entre los factores que explican la aparición periódica de infecciones virales destaca la enorme capacidad de adaptación de los propios virus, así como factores ecológicos y ambientales o cambios de temperatura que pueden afectar a la distribución de vectores y mosquitos, y convertir una enfermedad tropical en una enfermedad mundial. No obstante, el experto recuerda que los virus también han influido en la historia de la humanidad -como sucedió en la conquista de América o en la construcción del Canal de Panamá-: “Sin ellos la Tierra sería muy diferente, incluso podría no existir”, concluye.

Virus y pandemias es el primer libro del sello editorial Naukas, la mayor plataforma online de divulgación científica en español.